miércoles, 29 de junio de 2016

ANÁLISIS DE LAS ELECCIONES GENERALES DE 2016





@lecorbusier2

Que como saben no son nada objetivos.

Una cosa me ha quedado más clara en estas elecciones; que España es un país llenito de ladrones y cuando digo de ladrones  me refiero a los votantes que han optado por organizaciones criminales.
¿Cómo puedo llegar a estas conclusiones? Pues sencillísimo. Los dos partidos más votados son aquellos que más casos de corrupción tienen. El PP a nivel nacional y el PSOE de ANDALUCIDA baten todos los record de choriceos desde que inauguramos esta falsa democracia. Las dos son organizaciones creadas para delinquir descaradamente donde han proliferado más delincuentes que en cualquier otro tipo de organización mafiosa  en España. En eso, millones de españoles, han depositado su voto en la urna sabiendo como se sabe, que es tal cual se lo cuento y donde los dos partidos emergentes sin casos de corrupción como CIUDADANOS y PODEMOS/IU/EQUO son vistos con desprecio por esta ciudanía mafiosa sin escrúpulos. Y el curioso caso de UPyD, uno de los partidos que más ha combatido a la corrupción en todos los frentes, el cual ha sido castigado por esta cantidad de millones de ciudadanos ladrones, con poquísimos votos.
Y es que al español medio de misa dominical, le importa poco la honradez, por no decir nada. El está más en la golfería, el fútbol dominical y el polvo del sábado a la parienta y el único cambio que le interesa es follarse a la vecina del cuarto que casualmente hace este año su hijo  la comunión con este español medio del que estoy hablando. Si el español tuviera la oportunidad de robar robaría ya que el 80 por ciento estaría dispuesto a hacerlo si la oportunidad se le diera y las leyes no fueran tan duras para el hurto. Cuando veo los votos que ha sacado el PP me pregunto si esa filas de monjas que todas las televisiones sacan votarán a ladrones y si después de eso se subirán los faldones al irse a la iglesia corriendo a confesar este gran pecado, aunque creo que en casos de estos de fuerza mayor están perdonados por algún preladillo perdido de alguna parroquia de vaya usted a saber donde.
Una máxima antes de hablar de PODEMOS/IU/EQUO; si los ingleses son piratas, los españoles somos ladrones.

Vamos con el asunto que me preocupa.

La podredumbre ya empieza a escarbar en la unidad de PODEMOS/IU diciéndonos que lo comunistas de Garzón se han quedado en casa, y nada más falso que eso. Los votantes de IU en su gran mayoría han votado a la coalición porque si no lo hubieran hecho, y porque IU es una organización de alto contenido ideológico como sus votantes, hubiera premiado a otras organizaciones para ellos cómodas como hubiera sido el PCPE, RECORTES CERO o PACMA, y como se ve no ha sido así. Los votantes que se han escapado de PODEMOS pertenecen a esa casta que durante la vida de la no crisis les ha importado un bledo lo que les pasaba a los vecinos de al lado despedidos de una fábrica cercana. Esta casta media de ciudadanos entendía la lógica del mercado, vivía bien, es decir sin problemas reales, pero cuando la cosa se torció y el PP abarato el despido y esas cosas, a gran parte de esta casta media les tocó y ante su berrinche de tres pares de huevos se acercó a la organización que prometía venganza, que le jodía a la derecha solo de oírlos, y que ideológicamente era anodina, es decir, los de abajo frente a los de arriba y el partido de la gente (el resto que sí estábamos en un partido deber de ser que éramos cabras). Es decir un partido joseantoniano sin izquierdas ni derechas, sin lucha de clases y esas cosas de la podrida izquierda. Pero claro un partido así no tiene la materia para conexionar a sus bases y  por  razones obvias y por otras, decidió unirse a IU, es decir a los rojos izquierdosos comunistas. Y aquí está el problema. El gentío que no era ni de izquierdas ni derechas (es decir que eran de derechas pero escondidos) se ha visto escandalizado por este “desliz” de PODEMOS y ha castigado al partido no votándoles porque de la noche a la mañana y con nocturnidad se había convertido en un partido de izquierdas, y claro, por ahí las clases medias que ahora se chupaban las suelas de los zapatos para comer algo caliente no iba a pasar y preferían no se qué otra cosa antes que votar a los venezolanos.

Yo como votante de izquierdas estoy calentito. Creo que la lucha en la calle es una leyenda urbana de la izquierda que vale muy poco visto lo visto. A los desheredados de la “tierra media” expulsados de sus trabajos, de sus casas y sin posibilidad de acceder a unos servicios sociales algo dignos, se han quedado en casa. No han sido capaces de introducir un voto en una urna porque su cabreo era monumental no entendiendo que quizás una forma de cambiar la cosa era precisamente esa, pero no ha habido manera. Y también tengo pruebas para ello. He ido a muchas muchísimas manifestaciones de todo tipo y si he ido a una contra el paro y la reforma laboral, los que estábamos allí mayoritariamente éramos trabajadores en activo y no esa gran mayoría de los 600.000 parados que hay en Madrid. Una auténtica vergüenza. Por eso a partir de ahora que conmigo no cuenten ni para manifestarme, ni para firmar por tal o cual historia y les diré a todos ellos que si algo quieren cambiar que empiecen por introducir votos por el cambio en las distintas convocatorias electorales porque yo soy un ciudadano que me puedo permitir pagar la educación de mis hijos y la sanidad de momento.

Lo dicho, España es un lupanar lleno de hampones como usted, que vota a los criminales del PP para que dirijan y guarden el dinero público.


Que pueblo Dios mío, qué pueblo de imbéciles.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...