miércoles, 4 de noviembre de 2015

ENTRE LA EDUCACIÓN Y EL SALARIO MÁXIMO



@lecorbusier2



Dos temas me ocupan, en lo que respecta a la actualidad, en este post de hoy. Por un lado el tema del profesorado y premiar o no premiar sus resultados como profesionales, y por otro la propuesta de Garzón, candidato de Unidad Popular, de limitar el salario máximo a diez veces el salario mínimo interprofesional.

Vamos a empezar:

El que habla de los profesionales de la educación con tanta alegría de, “hay que pagar más al buen profesor y al malo menos para que estos se impliquen en los centros donde enseñan” es que no han pisado un centro educativo de enseñanza infantil y primaria, ni tampoco un centro de enseñanza secundaria en su vida o desde hace tiempo. Me da igual que lo diga el experto en educación el señor Marina o que lo diga el Papa. Hasta donde yo conozco si los centros actuales públicos funcionan después de los furibundos ataques de la derechona y de su ariete Esperanza Aguirre a la enseñanza pública y a sus profesionales es gracias a los profesores que han puesto más de su parte que para el trabajo que están contratados. A pesar de los recortes, los insultos, la falta de financiación y todas las zancadillas puestas por parte de las distintas administraciones el profesorado ha sabido mantener su mejor cara y su predisposición para que nuestros chavales no se vieran afectados por este ataque terrorista a la educación lo menos posible. Por lo tanto queridos lectores no se trata de premiar a los buenos y machacar a los malos, esto de lo que se trata de una concepción de la educación elitista donde lo público sea la beneficencia y lo privado la excelencia. Atrás o muy lejos queda aquello de lo que se han olvidados los que aplauden esta nueva ocurrencia, que el problema de la educación es de financiación, de masificación y de olvido premeditado con nocturnidad y alevosía de los que nos mandan.

A otra cosa mariposa.


Buen revuelo ha levantado Alberto Garzón por decir, o proponer, que en España no se paguen sueldos diez veces mayor que el salario mínimo interprofesional, o lo que viene a ser lo mismo más de 6500 euros al mes. Personalmente difiero de esta propuesta aunque me gusta, y difiero porque en el actual sistema socio-económico en el que vivimos esto es prácticamente imposible ya que primero tenemos que hablar de desmontar toda esta gran estafa del capitalismo para por fin, planificar la economía, porque entiendo yo que si fulano tiene una empresa este podrá pagar a sus trabajadores por arriba, y limitado por la ley por abajo, lo que le venga en gana.
¿Pero si a lo que se refiere Garzón no es a esto si no a otra cosa? Como por ejemplo que se limitara el salario máximo pero que no estuviera fuera de la ley superarlo sino penalizado con impuestos su superación. La cosa cambiaría.
De todas las maneras como obrero que soy, y que mayoritariamente son los que leen este blog, no nos vendría mal esta limitación ya que harto estamos de verlo que hay mas jefes que indios o que en las multinacionales hay salarios estratosféricos para los de arriba y miserias para los de abajo, y lo mismo, fíjense ustedes la tontería, menos empresas irían a la quiebra con este tipo de medida ya que el salario de un gran directivo no supondría la suma de 10 trabajadores de la fiel infantería como poco.


Alberto de amigo a amigo, acláranos esta duda porque hoy los contertulios muchos de ellos bien pagados, estaban escandalizados con tu propuesta y no es para menos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...