martes, 25 de marzo de 2014

“DÉJALE MORIR”



@lecorbusier2



Tenía pensado en el día de hoy escribir sobre Adolfo Suarez pero he decidió posponer este asunto para otra ocasión ya que lo que me pide el cuerpo es situarme justamente en el centro de la violencia desatada el día de las MARCHAS DE LA DIGNIDAD, y por eso la imagen que corona este post es el antiguo logo de la UCD (por lo de centro) aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid. Para aquellos que sean sensibles decirles que si no quieren leer frases que puedan herir su moral les invito a dejarlo aquí y a no continuar. Quiero aclarar también que el título “déjale morir” lo he sacado de una crónica de la cadena SER que se basaba en una experiencia que un médico de las urgencia del Madrid que escuchó a algunos de los manifestantes “violentos” cuando estos atendían a un antidisturbios caído en la jornada de la dignidad y les increpaban de esta manera lo cual es una barbaridad. Aprovechando también les digo que estoy en contra de cualquier tipo de violencia.
El día de autos o el día que se desató la batalla campal la policía no sé mandada por quién, interrumpió en un acto completamente legal y pacífico desoyendo las advertencias de los organizadores. La policía con unas cuantas “lecheras”, cortaron la plaza en dos ante la ira de los manifestantes los cuales intuían el peligro porque LA PLAZA ESTABA OCUPADA TAMBIEN CON NIÑOS y estos, y hay que decirlo claro, corrieron peligro no solo de la brutalidad policial sino de morir aplastados por los que corrían. Aprovecho esta cuestión para desenmascarar a todos aquellos ciudadanos de buena fe que piensa que un puñado de antidisturbios están para garantizar la seguridad de los participantes y eso es completamente falso. Siempre que estos están presentes sabemos de sobra los que hemos ido a multitud de concentraciones que la violencia policial está garantizada y que todo va a terminal fatal.
Dicho esto sigo metiendo el dedo en la llaga de la desinformación o la “desinopinión” mucha venida del mundo progresista. Es cierto que un policía o concretamente un antidisturbios es un trabajador que recibe órdenes que tiene que cumplir y por lo tanto es un pena que te tengas que enfrentar a un trabajador que cumple con su trabajo pero no es menos cierto que los cientos de manifestantes “violentos”  han dejado de percibir ayudas, no tienen ningún futuro, algunos de ellos están desahuciados de sus viviendas y lo único que les queda es su vida por la que los mandamases de todos el tinglado no dan ni un duro. Este ciudadano no solo se le aparta de sistema sino que no se le deja protestar y por protestar porque está hasta el límite de su existencia, le aporrean, le detienen, le chulean y le sancionan muchas veces con mentiras. ¿Creen ustedes que este ciudadano no tiene el derecho a hacer lo que hace?

Siguiendo con la polémica los antidisturbios estos han probado su propia medicina, o sea palos y es cuando han visto las orejas al lobo cuando se empieza a desquebrajar su unidad y su silencio, porque hemos visto imágenes horrorosas de lo mal que lo pasaron, pero a la mente me viene cuando ocurre esto en otras algaradas policiales como por ejemplo en la  estación de Atocha donde pegaron hasta el guardagujas de la RENFE que nada tenía que ver o cuando aquel pobre chico que mientras un maromo de dos metros por dos metros le pedía la documentación y este la tenía en la mano, otro compañero suyo le aporreaba sin piedad. Quien genera violencia recibe violencia y la cosa irá a más si nos se empiezan a ver mejoras en la situación individual de las personas.
Les repito que esto no es un alegato a la violencia que no lo es, es un canto a la paz y a la tranquilidad porque creo que la lucha sin métodos  violentos es posible aunque algunas veces pienso que si Gandhi hubiera sido español y hubiera apostado por la resistencia pacífica y pasiva, este no hubiera durado ni un segundo en las manos de este sistema corrupto.
Para terminar estos días me han venido recuerdos de un pasado atroz. Primero el despliegue policial tan apabullante me ha recordado al 23 F pero por su parte mala es decir la de los golpistas, y la capilla ardiente del pobre Adolfo Suarez me ha recordado a las jornadas posteriores de un tal día de noviembre de 1975.


Ya saben paz,  amor y el plus para el salón. 

2 comentarios:

  1. Que bueno niño...estoy contigo en todo lo que dices y ahora pues eso.... cogemos el refranero español que dice: quien a hierro mata a hierro muere u ocho por ocho sesenta y cuatro.. vamos que al final recibimos lo que damos. Los Maderos dan Palos a los chavales por ser jóvenes y al final los chavales jóvenes se organizan y dan Palos Maderos. La vida misma.... Hasta la Victoria Siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ahora se quejan cuanto ellos han reventado mil y una cabezas de parados, estudiantes y gente que lo esta pasando mal. Yo pena ninguna porque el que me da pena es el que no tiene recursos para llevar una vida digna.

      Eliminar

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...