lunes, 15 de abril de 2013

ESCRACHER



En mi vida de Dios había oído un palabro de semejante tsunami político-social (así como la brigada) resaltado por la derechona  de este país lleno de ombligos, para “plañidearnos” de los mal que lo pasan los peperos. Yo si les soy sincero no sé si estoy a favor o en contra de esta forma de protesta porque soy un celoso guardián de mi  intimidad, pero reconozco que si uno se mete a político, toma decisiones que nos joden a todos y encima no quieren que ni les rechisten;  pues en su sueldo van estas inclemencias sociales que tendrán que aguantar porque si no la otra solución pasa por construir unas residencia de lujo, con un muro de 20 metros que les alejen del populacho, para que sus señorías se sientan protegidos y su voto a buen recaudo, pero eso sí, con una pequeña puerta de servicio para que entren los lobbies del empresariado que estos sí, tienen la intención de torcerles la voluntad del voto a cambio de un fajo de billetes.
Por eso a estas alturas no sé si soy un nazi como dice Cospedal o el padre Mundina que lo más radical que ha hecho es echarle a sus acelgas un herbicida para matar al pulgón endemoniado. Tendré que sopesar esta cuestión poco a poco o mejor “empatizarme” con el cerebro de la susodicha  para reflexionar sobre el mundo debajo de una gran capa de laca de marca.
 
Pero si sigo con este cerebro que mi código genético me ha dado y que pienso que sirve para muy poco,  y reflexiono sobre el asunto me da que  no entiendo a la derecha mía (frase homenaje al cantautor rojo,  José María Alfaya próximo a la jubilación merecida y peleada) que se escandaliza porque el hijo pequeño de la Soralla  puede acabar en un psicólogo de bebes por las gargantas de estos rojos incorregibles (que les da por defender al débil) pero que disfrutan cuando unos descerebrados con placa y pistola entran en una casa a desahuciar hasta las  cucarachas de la calefacción central a ostias entre gritos y lloros de los infantes al ver estos a su padres arrastrados por los pelos lejos de las propiedades del Santander.  Qué forma de medir de esta derecha mía cuando un metro es en realidad dos y cuando una reforma laboral “para crear empleo” es la madre de todos los escracher contra la unidad familiar o la familia católica que jamás, repito, jamás se ha dado  en el sumidero patrio donde  se cuelan todos nuestros derechos.
No sé como afrontar esto la verdad; no sé si encorsetar la protesta propiciará que alguien hasta los mismísimos se salte las barreras también a ostias  trayendo lo inevitable o seguir en la línea si realmente soy un nazi cruel, de esvástica tatuada en mi hombro, con pelo rapado y antijudío, pero es que sigo sin verme así pero que lo mismo que  como dicen todo hombre lleva una mujer dentro, “dicen” que también lo que realmente tengo en un pequeño Adolfito cabrón en mi interior.
Que dilemas me manda el señor. 

4 comentarios:

  1. Niños son todos, tanto los hijos de los casposos políticos de derechas que nos hacen la vida imposible como los hijos de la gente de la calle que está sufriendo con las decisiones tan drástica y sin razón que han tomado los políticos.
    Y digo yo que sufren igual, pero es muchisimo más duro e injustificado, como lo pasan los niños que tienen que ir a comedores sociales porque su padres no tienen medios para darlos a comer,los dramas familiares, el sufrimiento de ver como se los echa de un hogar que han creado sus papas y de que estos no pueden luchar ni ocultar a sus hijos la realidad de sus vidas y el futuro que los depara.
    Ningún niño tiene la culpa de lo que se está viviendo actualmente en España,pero sinceramente los políticos pperos con tanta pasta como tienen, pueden pagar a sus hijos buenos psicólogos. Será cruel pero lo pienso.
    Sin violencia pero estoy a favor del escracher.
    LM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno habría que preguntarle a la gente si ellos soportarían un escraches con los salarios de un político, viviendo en la colonia del Viso en Madrid o no sufrirlos viviendo en el barrio de Vallecas.

      Eliminar
  2. Desde luego que las cosas se llevan mucho mejor con un sueldo de un político y viviendo en grandes casas, con seguridad, etc que como vivimos el resto de españolitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No le quepa a usted la menor duda. Si se da cuenta nuestros polticos lo quieren todo, sueldos altos, derechos indecente, que nadie ni nada les moleste, todal unos caraduras de cuidado.. Pero no todos son así porque aunque cueste encontrarlos hay politicos decentes.

      Eliminar

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...