domingo, 17 de marzo de 2013

LA COMUNIDAD DE MADRID, ROMPEOLAS DE TODAS LA GILIPOLLECES, ahora en educación.





Estamos en campaña de la recogida de la aceituna en la educación concertada o sea, en tiempo de hacer las matriculas para el nuevo curso escolar, y en ese empeño por parte de los prebostes educativos del PP de desviarnos en todos los aspectos hasta esta modalidad educativa, la consejera de las empresas privadas en educación Lucia Figar echa una mano  con una excelente y meditada propaganda para desprestigiar a los profesores de la educación pública-pública.

Resulta que según un informe basado en la última convocatoria de plazas para el colectivo del profesorado de primaría, estos, o sea lo futuros profesores comenten muchas faltas de ortografía o no saben localizar ciertas provincias del territorio patrio lo cual conocía porque a mis hijos les han llegado notas con faltas de ortografía garrafales aunque esto no esté generalizado.
Aún así no se realmente donde reside el problema ya que me imagino yo que esos profesores no habrán aprobado la oposición y precisamente para estas cosas se hacen estos sistemas de selección.
La consejera en la cadena SER se le rasgaban las vestiduras ante semejante “suceso” cuando no debería ponerse como un basilisco porque como he dicho antes las administración realiza exámenes para cumplir un mínimo de calidad del personal docente a no ser que la consejera me este diciendo que a pesar de eso se están colando tarugos a dar clases a nuestros hijos lo cual es responsabilidad suya.
En esta sensibilidad de la consejera a la educación de nuestros hijos se le olvido una cosa que yo creo que es fundamental porque ¿Quién controla al profesorado de la educación concertada y privada? ya que les recuerdo que no existe ningún método de selección. Tanto es así que en algunos centros con ser accionista usted se convierte automáticamente en profesor de la rama que sea. Si rizo el rizo hay profesores de la privada/concertada que han suspendido el método de selección que la administración utiliza o sea, las oposiciones y que luego trabajan en estos centros escolares otorgando titulaciones oficiales cuando no ha sido capaz de pasar por un grado mínimo de calidad o conocimiento que exige la administración (ya sé  que me repito pero quiero resaltar esto). Es para partirse de risa vamos.
Mi razonamiento llevado tal vez al ridículo es; ¿si para aprobar un examen de conducir a las empresas privadas de formación se le exigen que el alumno pase por un centro público donde se le examina, porque en la educación privada concertada no? Ahí queda eso.
Y para terminar otra; qué casualidad que Lucia Figar saque el citado informe en el plazo de matriculación de los centros escolares” Estos de la derecha saben mucho y no dan puntada sin hilo. 

2 comentarios:

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...