domingo, 23 de diciembre de 2012

EL SORTEO DE NAVIDAD


 Otro año más sin rascar bola,  sin rascar la bola de los premios digo. ¿Pero ustedes han visto la diferencia entre en tamaño de los premios con la de los números? Así es imposible con esa brutal diferencia de tamaño y de capacidad. Esa representación visual de esa diferencia no es ni más ni menos que  el reflejo de lo que socialmente se produce en este país, día a día y año a año; los ricos cada vez más ricos y menos,  y los pobres más pobres y más. Nosotros  para que ustedes lo entiendan estamos apretujados en un caparazón alambrado del bombo de los  números donde el roce hace que produzcamos el calor humano de la escasa solidaridad. Todos somos diferentes, pero todos estamos hechos de la misma materia y solo unos pocos son los agraciados de ser premiados con mucho, o poco dinero, depende si uno conserva un trabajo digno o poco digno siendo solo son migajas de un sistema infesto. Cada vez los del bombo “gordo” somos más porque van llegando nuevos inquilinos arrastrados por la situación personal donde nos va llevando la escoba del capitalismo.

Pero si hablamos del sorteo propiamente dicho este año ¡por fin! he sido agraciado con 170 euros en pedreas (más pedreas han recibido los policías en su lucha con los mineros dirán otros no sin razón) por lo tanto para mí, objetivo conseguido  por lo menos cubrir lo que me he gastado y sacar algún beneficio por las molestias ocasionadas de tener que ir a comprarlo o aguantar a los plastas que no los ofrecen permanentente las participaciones de los distintos centros educativos, clubs deportivos o partidos políticos (llevo unos años sin comprar lotería del PP ya que yo no financio partidos que nos están todo el día jodiendo). Días antes hablaba con un amigo que me comentaba que este año haber si la suerte llama a nuestra puerta con el gordo y yo, humilde hasta no poder más, le comente que yo con 300 euros tenía bastante. Este amigo no daba crédito a sus oídos pero la explicación es bien sencilla; prefiero que me toquen 300 euros que nada, porque ya cuento con el nada y el gordo es una cosa que el gobierno de turno manipula para sus compras territoriales políticas.  Por ejemplo este año donde ha  sido repartido por toda España porque la necesidad del gobierno es cubrir con ello lo que sus políticas nos están quitando, así tenemos que ha caído en Alcalá de Henares donde la lucha por la sanidad pública es activa y donde se encuentra una de las mejores universidades de este país que por cierto también están en lucha en cuanto a la educación pública; Hacienda, que está hecha unos zorros, ha sido premiada por la devolución de los décimos con 170 millones de euros que le vienen como anillo al dedo para tapar agujeros o para pagar el gasto energético de sus distintas sedes repartidas por el vasto imperio español;  ¡en Ceuta! ciudad deficitaria donde las haya  puesto que nos cuesta mucho dinero su españolidad (con lo que estoy de acuerdo) y está llenita de funcionarios que no cobrarán la paga extra de navidad y por último Salamanca con una potente universidad a semejanza de Alcalá de Henares.
Como ven todo cuadra en la conspiración a la que nos tiene sometido con mano de hierro el gobierno, pero como me considero una buena persona les prometo que para el año que va a entrar dentro de escasas jornadas, dejare de beber,  lo prometo por Soraya Sáenz de Santamaría mi diva, mi musa, el gran amor de mi vida.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...