martes, 16 de octubre de 2012

DIEZ AÑOS DEL DESASTRE DEL PRESTIGE


Caminaba yo rumbo a mi trabajo, soy de esos privilegiados que según nuestro gobierno tiene eso, sobre las 8,30 de la mañana cuando, como todos los  días  llegando al puente del río Guadarrama, veo un Sol levantisco precioso, acompañado por el azul puro de la mañana, ¿puro? puro no, había unas pinceladas paralelas y perpendiculares producido por la condensación de los  motoracos (véase un monologo sobre los aviones de David Guapo) a reacción del progreso que surcan el cielo parcelando ese especio en libertad que todavía parece que nos va quedando y que el PP cualquier día lo pone en venta o lo privatiza. En ese “remanso de paz” o “ese momento que deben de tener lo cochinos a la hora de hozar”, me ha dado por pensar el porqué ocurren desastres como el del Prestige, siendo hoy el decimo aniversario de la inauguración de un mar negro y asqueroso en la Galicia conservadora.
Y he llegado a la conclusión que la culpa es nuestra por querer petróleo más barato para nuestro potente coche y para esto es necesario que su transporte sea low cost  en buques inseguros, en  rutas facilonas para gastar menos combustible, al mando de capitanes incompetentes y sin escrúpulos medioambientales. Queremos viajar en avión, sí, pero que este sea casi gratis y para que esto sea así, hay que correr riesgos y cuando estos  riesgos  terminan en  desgracias nos ponemos en plan ecologistas-dignos con lágrimas en los ojos.
Pero la culpa, esta pesada culpa, es nuestra solo a medias. Los que diseñan en tinglado del capitalismo atroz han utilizado un conglomerado neo-anarquismo-libertario-neroliberal que nos hemos creído puesto que el discurso de: elegimos con libertad de donde vivir, que hacer y qué futuro queremos para nosotros, es más falso que una moneda de un euro de Australia. Esta filosofía política  me ha hecho vivir a casi 50 kilómetros de mi trabajo en una decisión libre de 75.000 euros que es lo que me ha permitido el sueldo “por encima de mis posibilidades” para pagar un sitio donde meterme y criar a mis cachorros. Esta es la racionalidad del mercado que devora el medio ambiente con nosotros sentados en la platea como meros espectadores sin cerebro ya que les recuerdo que cada cuatro años algunos de ustedes meten una papeleta en una caja de cristal apostando por estos modelos que nos llevan hacia la destrucción.
Siento ser tan duro, pero el aniversario de la desgracia lo merece  como justo homenaje a todos aquellos que se dejaron la piel y la salud primero en contaminar y después en limpiar, de los que  claro está, yo tampoco me libro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...