domingo, 8 de abril de 2012

EL MURO DEL CAPITAL

¿Se acuerdan del muro del Berlín? Yo sí, cada día más y cada día me doy cuenta de los necesario que fue su construcción para proteger de los males del capital a toda su población. Con el tiempo le he encontrado un sentido que antes no era capaz de vislumbrar debido fundamentalmente a las distorsiones de mundo libre que nosotros ineptos habitantes, nos hemos tragado como verdades absolutas. Pero ese muro no solo sirvió para proteger a toda esa población de los países del Este de Europa de todas esas “bondades” del capitalismo y de su libertad, también sirvió para todos los demás países del “lado bueno” como referente en un momento dado si a nuestros patrones se les iba la mano a la hora de pisotearnos nuestros derechos.
Pero mientras se derrumbaba  por la buena predisposición de esas gentes que pensaban  que efectivamente lo que tenían era un infierno y que el otro lado, el lado de la luz, estaba el paraíso, se iba construyendo otro, sin ladrillos, sin ruidos, sin contaminación e invisible y que ahora en la década de los 2010 está llegando a su fin, el muro del capital. Este muro no tienen metralletas, ni alambradas, ni minas,  ni zonas de tierra de nadie, por no tener no tienen ni vigilantes apostados en ningún CHEKPOINT CHARLIE, pero es mucho más efectivo que aquel. La separación es palpable entre ricos y pobres, entre trabajadores y sus patronos, entre parásitos y gentes productivas, y en esa división todos los resortes del estado moderno al servicio de todo ese entramado que el dinero ha ido construyendo ante nuestros ojos pero que nosotros no hemos querido ver. Este “muro del capital” o de los mercados, lleva ya muchas víctimas sin dar un solo disparo (aquí, en otros países si se han dado a base de bien), trabajadores silenciosos que se agolpan en la desesperación de encontrar un trabajo que no será igual que el de antes, ya que este estará más cerca de la esclavitud.
La última víctima de este muro del capital ha sido un griego llamado DIMITRIS CHRISTOULAS el cual se pego un tiro en la cabeza porque no quería ver su futuro hurgando entre las basuras para poder comer en un país que está sirviendo de laboratorio para los científicos del capital en el que se aplican diversas formulas que luego se extenderán por el resto de Europa. Dimitris forma parte de los daños colaterales de los planes fracasados de aquellos que nos llevaron a este desastre. Un jubilado heleno sin valor alguno y que ni tan siquiera se verá reflejado en un apunte contable en los libros de alguna multinacional puesto que era un ciudadano no interesante para los planes expansivos del mercado por su falta de poder adquisitivo y por lo tanto reemplazable o sustituible. El que no consume o no pude ser explotado ya, no es interesante para la nueva Europa.
Alguien que no tiene estudios universitario, no es analista político, no forma parte de ninguna élite pero sí, de esa estadística de parados sin solución o futuro, mi hermano, me dijo ante la gran fiesta de la unidad alemana y la apertura de jardines floridos que se nos ofrecía por renunciar realmente a un futuro socialista, que él jamás hubiera permitido esa unidad porque esa unidad nos fagocitaria a todos y que la liarían otro vez como lo ha hecho siempre, y así está siendo, solo tenemos que esperar para verlo. j
Como me gustaba el Muro de Berlín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...