viernes, 23 de marzo de 2012

ALGUNA DE LAS VERDADES SOBRE LAS ORGANIZACIONES SINDICALES


Como saben ustedes las organizaciones sindicales no gozan de buena salud en nuestra querida España, debido fundamentalmente a que se lo han ganado a pulso después de las múltiples concesiones a la patronal y la venta de nuestros derechos “porque todo es negociable”. A este descredito propio la derecha y su patronal han entrado de lleno a desmontar las organizaciones de obreros porque son las que actúan como fiscales de todas la injusticias que se comenten a lo largo y ancho de nuestros tejido empresarial, tejido empresarial donde se acumula en el mayor grado de delincuencia del territorio patrio. Yo soy un gran crítico de ellas, sobre todo de CCOO y UGT, porque estamos donde estamos después de años de las "bondades" de la negociación que lo único que ha hecho es retrasar el asalto final a nuestros derechos, llevándose con ello nuestra fe  en este tipo de organizaciones.
Pero esto no quita para que las defienda, a pesar de sus defectos, de los ataques de la derecha la cual parece ser que es la única que tiene la legitimidad que le dan las leyes para hacer de su capa un sayo. Para desenmascarar a la derecha y a sus mentiras la Federación de Industria  de CCOO ha sacado unos papeles donde pone a cada uno en su lugar terminando de una vez por todas con la campaña pagada con fondos públicos donde ataca permanentemente a estas organizaciones sin vergüenza ni escrúpulos de ningún tipo.
Aquí les dejo alguna de esas verdades:

Algunos medios de comunicación insisten en que los sindicatos tienen cada vez menos apoyos.

Pero los datos son contumaces. En 1980 había cerca de 500.000 personas afiliadas a algún sindicato en España; en la actualidad, esa afiliación se ha multiplicado por 6, acercándose a la cifra de 3 millones de personas, de ellas 1,2 millones están afiliadas a CCOO.

La segunda afirmación falsa que se repite sin descanso es que los sindicatos no nos representan.

De nuevo los datos se muestran tercos. La participación de trabajadores y trabajadoras en las elecciones sindicales se acerca al 90 por ciento, siendo superior a la que se registra en las elecciones generales, municipales o europeas, que rondan el 75, el 65 y el 45 por ciento, respectivamente. Por tanto los sindicatos tienen más representatividad que los diputados y los alcaldes.

Repiten una y otra vez los mismos medios de comunicación que los sindicatos viven del dinero del Gobierno.

Pero los datos dicen que la principal fuente de financiación de los sindicatos son sus cuotas, ya que los cerca de 3 millones de personas afiliadas pagan unos 250 millones de pesetas en concepto de cuota, lo que constituye el 60 por ciento de sus ingresos. La aportación del Gobierno, 16 millones de euros a repartir entre todos los sindicatos según la representación que obtienen en las elecciones, supone el 4 por ciento de sus ingresos. La patronal recibe igual cantidad de ayuda del Gobierno; los partidos políticos, 85 millones de euros; las empresas privadas de prensa y televisión, más 360 millones, también reciben ayudas el fútbol, el cine y la iglesia, que se lleva más de 6.000 millones de euros.

La cuarta mentira es que los sindicatos se lucran con las ayudas para la formación.

Las cuentas del Estado dicen que entre todos los sindicatos gestionan 150 millones de euros que el Gobierno destina a la formación profesional, las organizaciones de la patronal gestionan la misma cantidad. Este dinero procede de las nóminas de los trabajadores y de las cotizaciones de los empresarios, y gracias a él se forman cerca de 2,5 millones de personas al año de forma gratuita. Todos los cursos están sometidos a control público y a auditorias.

La quinta afirmación, los sindicatos no sirven para nada.

CCOO y el resto de los sindicatos tienen 300.000 delegados y delegadas elegidos en las elecciones sindicales en los centros de trabajo que, por compromiso, dedican tiempo y esfuerzo a mejorar las condiciones laborales de sus compañeros. En España, hay 4.000 liberados sindicales que atienden a 12 millones de trabajadores y trabajadoras. Para CCOO, lo que molesta no el coste de las horas sindicales sino lo que se consigue con ellas, un incremento del 1% del salario supone para la empresa 10 veces más coste que las horas sindicales.

Como ven, datos que nos ocultan sobre todo los “Cantores de Híspalis” de Esperanza Aguirre que no deja de arremeter contra quienes denuncias sus arbitrariedades de su gestión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...