domingo, 19 de febrero de 2012

EL GOBIERNO SOSTIENE QUE EL MIEDO AL DESPIDO INCENTIVA EL ESFUERZO



 “Al ser el riesgo de despido muy reducido, se desincentiva el esfuerzo y se genera una excesiva resistencia a la adaptación a nuevas necesidades”
Esto aparece en portada del diario Público  y que es rescatado de la memoria de la reforma laboral que el PP ha puesto en marcha.
A mí me parece escandaloso que personas que han estudiado en los mejores colegios de pago del país y del mundo (porque si hubieran estudiado en un instituto de Vallecas ni hubieran pasado del BUP), que papa y mama, les ha colocado en sus empresas o en empresas de amiguetes  (estas del Ibex 35, no piensen en ninguna tienda de ultramarinos) y que nunca han tenido problemas en llegar a fin de mes,  nos hablen de esfuerzo y toda esta sartá de sacrificios que nos quieren imponer vía decreto. Que me lo diga el hijo de un obrero  (que este si se sacrifica con 900 euros al mes) que no tiene ni para comer, pues hasta lo acepto, pero que lo digan estos tiburones me parece de una desvergüenza total.
Les pongo un ejemplo de lo que pasa en el país de pepelandia; tengo un amigo, que a su vez tiene un amigo (ya saben) que trabaja en una empresa de carácter municipal, por lo tanto pública,  que llevan con el sueldo congelado cuatro años y negociando un convenio (otros cuatro) donde la parte empresarial, el gobierno del PP de turno, quiere quitarle todos sus derechos conquistadoS durante años porque piensan igual que sus mayores. En todo este tiempo que no los han doblegado han puesto en marcha otra estrategia y es la de cambiar a los trabajadores de centro de trabajo y de turno, porque piensan que al estar el obrero cabreado rinde más. Este pensamiento de la revolución industrial mas represiva es  puesta en marcha por otro de la escuela de la esclavitud, que no cree en lo público pero que gana un salario “publico” de 3000 euros al mes y que se hace llamar director o gerente. Otro que habla de sacrificios pero que si tiene ese cargo es por un enchufe trifásico porque si no, no tendría donde caerse muerto como el resto de nosotros estando en la abultada lista del paro (me imagino que ejemplos como este debe de haber miles).
Todos sabemos  que mucho cargo público lo son (a diferencia de los funcionarios que se lo curran) gracias a su extensa lengua que pasa repetidas veces por el surco donde la espalada pierde su casto nombre del político de turno al margen de la “igualdad, merito y capacidad” a los que se someten a los aspirantes a este tipo de plazas.
Es verdad (según FAES) que si no tenemos miedo no rendimos ni nos dejamos explotar, pero podríamos ir más lejos y pensar con la misma regla de tres que piensan los de, como hemos dicho antes, Pepelandia con pasaporte pepero y podriamos pedir que soltaran  a toda la ETA para que los policías rindan más y sean más celosos a la hora de hacer su trabajo, puesto que tendrán miedo, mucho miedo como no podría ser de otra manera. Pero a mí lo que realmente me motiva trabajando es que cuando estoy picando ver correr un hilillo de sangre por mi brazo, de las gotas que caen de mí oído después de recibir varios golpes en la cabeza para aumentar la producción  o para ser competitivo (como quieren los alemanes, ¡pero si somos españoles eso de producir aqui va de otra manera!) y ser sodomizado por la mujer del patrón cuando esta tenga ganas de pelea de carácter sexual  como un semental, en las noches de fiesta de la patronal, señora que luego irá a Jesús de Medinaceli  a expiar sus culpas a golpe de talonario que gustosamente dará a los empleados castrados de la Conferencia Episcopal que con afable sencillez perdonaran sus pecados lascivos (todo esto es imaginación mía de un futuro no muy lejano).
Como ellos son así seguro que si alguno me lee, que lo dudo por esto y por otras cosas, lo proponga en el festival del humor del congreso del PP de Sevilla, siendo aplaudido por la plebe sodomita amante de los sacrificios por el bien de esa España que dicen defender y a la que tanto machacan con leyes imposibles y en corruptelas imperiosas e imperiales.
Yo mientras todo esto pasa me pondré en manos de a un santo que he encontrado en el almanaque llamado San Kunta –Kinte que será patrón de los trabajadores en sustitución de San José (obrero) ya que este tenía derechos y no nos vale, a diferencia nuestra

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...