jueves, 26 de enero de 2012

ASIGNACION A LA IGLESIA


Estamos en las rebajas de enero desde hace unos años en prácticamente todos los campos, ¿en todos? en todos no, hay en algunos donde no se ha metido la tijera y en por lo que yo sé estos son fundamentalment: uno, los privilegios de los cargos políticos que andan chupando del frasco del dinero público y que los tíos no ha bajado su tren de vida y el otro es la iglesia que la única crisis que tienen son las de la vocaciones porque la cantidad de dinero que recibe de las administraciones sigue también intacto. A Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Cesar no sea que…
Pero la bajada de dinero a la Iglesia es algo que a mí me tiene descolocado por alguna que otra razón. ¿Es bueno bajar la asignación a la Iglesia en momento de crisis? Yo creo que no, como no es bueno bajar las asignaciones de las políticas sociales en los momentos que millones de personas lo están pasando mal. No hablo de que si la Iglesia debería de recibir asignación por parte del Estado, estoy hablando de otra cosa.
Por la dejadez del estado, o porque los que deciden no creen en ellas, muchas de las parcelas que este debería de cubrir no las cubre, pero la realidad, la triste realidad,  pese a quien pese, y fastidie a quien fastidie es que la Iglesia como tal, soporta también gran parte de las acciones sociales que quedan al margen del Estado, sobre todo las mas por llamarlas de alguna manera las “desagradables”. Sin la Iglesia millones de personas quedarían abandonadas a su suerte. ¿El dinero que maneja está bien gestionado y fiscalizado por el Estado? Pues no lo sabemos y es precisamente aquí donde deberíamos hacer hincapié desde sectores que ponemos muchas veces a la Iglesia en entredicho.  ¿Es adecuada las acciones que realiza por la cantidad de dinero que recibe? Pues también lo desconocemos. Pero lo que es palpable es que por ejemplo CARITAS realiza diariamente una función social insustituible dando asistencia a familias mediante acciones como pude ser repartir ropa, pagar recibos de luz o de agua a familias con cero ingresos económicos, o apoyo sincero a seres humanos que necesitan que en su desesperación que alguien les escuche y les de calor. Para mí esto es maravilloso y en estos momentos cerrar este grifo puede ser una catástrofe. Pero hay más, porque tenemos a religiosas que cuidan enfermos sin solución o acompañando a ancianos que se encuentran solos y asistiendo a comedores sociales. ¿Ustedes se imaginan que la Cruz Roja se quedara sin la aportación que recibe del estado? También considero que sería un desastre.
Que quede claro que soy de los que piensa que el Estado como tal, es el que debe de llevar como principal actor, el peso de la política solidaria ya que no es de recibo que asociaciones privadas se encarguen de lo que el estado no quiere hacer por eso a quien se lo debemos exigir es precisamente a él y no a aquellas organizaciones que las hacen por propia voluntad.
18.01.2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...