martes, 13 de diciembre de 2011

LA PROXIMA VEZ VOTARE POR UN GOBIERNO EN FUNCIONES

Me gusta que el gobierno esté en funciones la verdad. Me recuerda al final de mis vacaciones en la niñez allá por el mes de septiembre de mil novecientos y tantos de tantos. Es una sensación de confort, de quitarme un pesado abrigo en el mes de enero, de despedir a un plasta que me come la cabeza o de quitarme ese calcetín que me oprime los subyugados dedos de mis pies.-
Para un demócrata de verdad, no de estos que vemos todos los días en televisión y que nos dan clases a nosotros y al resto del mundo sobre democrácia, el gobierno siempre debería de estar en funciones y a disposición del populacho para mandarlo al paro siempre que soberanamente nosotros quisiéramos. Nos hablaban de los planes quinquenales de los soviéticos como algo malo, antidemocrático y peligroso para los propietarios de los medios de producción, pero ahora tenemos los planes cuatrienales de chorizos, caraduras y correveidiles que como fauna carroñera están detrás de los fondos públicos.
La dejadez de funciones de un gobierno en funciones nos ha traído la paz, el descanso de no ver cada día los ataques a la clase obrera, la libertad, el cese de los mercados y la prima del maldito riesgo (prefiero a  mi prima de Burgos con sus morcillas, que aquella) y la desaparición de la tele de todos esos caretos teatreros que se meten en nuestra casa.-
O todo esto será  la calma chicha antes de la tempestad.-
Un gobierno en funciones para una ciudadanía siempre en funciones, así todo funciona  funcionalmente y sin disfunciones de ningún tipo. -
Qué relajado estoy hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...