martes, 20 de septiembre de 2011

LOS TRABAJADORES DE LA EDUCACION DE MADRID, TOMAN EL PALACIO DE INVIERNO

Fastidiada tiene que estar nuestra presidenta en sus aposentos reales, postrada en su cama con dosel de color morado Semana Santa castellana, después de ver a una riada verde en defensa de la dignidad de la educación. Si en Madrid son 21.000 profesores de secundaria y a la manifestación han acudido 90.000 personas, quiere decir que todos estaban aquí más algunos de primara, más multitud de padres y alumnos que han preferido perder una tarde de descanso en casa y venir a estar de pie unas cuantas horas y sin ninguna ayuda de la administración como la que recibió la juventud del Papa. Y es qué están y estamos hartos de tantas tonterías de la primera “liberada” y “privilegiada” de Madrid y de su cuadro flamenco, ya que no somos como sus militante y votantes, aquí tenemos sentido crítico y en nuestras cabezas tenemos un concepto de sociedad totalmente diferente al negocio que ven ellos.
Mis sensaciones personales del día de hoy han sido todas preciosas. No he estado nunca en una manifestación con tanta gente (y he estado en cientos de ellas) con ganas de luchar y con la expresión en sus rostros de, “al mal tiempo buena cara” Hay una conexión perfecta entre padres y madres, profesores y estudiantes, y viendo como he visto a estos últimos he de decir que estoy esperanzado de estos jóvenes que algún día tomarán el relevo, dándonos sopas con ondas a sus padres, nosotros, que no supimos defender un futuro digno para ellos, los cuales están muy lejos de lo que nos dice la derecha sobre la juventud y lejos también de esa otra mega-guay ultra católica que quieren para la Comunidad de Madrid y para toda España (ya les pondré el vídeo de Lucia Figar cantando como Pavarotti sus planes para la educación). En la vuelta del autobús y contentos con el éxito, se han cantado canciones de la década de los 60 y he de reconocer que me han conquistado para siempre ya que me encontrado como un pez en el agua con mis compañeros profesores, mis compañeros padres y madres, y mis hijos, todos ellos, alumnos. ¡Qué buen Instituto el “Alfonso Moreno” de Brunete!.
Hoy sé que hay vida después de la muerte capitalista y de esta democracia pactada con los genocidas. Esta noche nadie me va a quitar ese precioso sueño, ni Esperanza Aguirre que hoy seguramente no dormirá, ¡que se fastidie!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...