domingo, 18 de septiembre de 2011

GOODBYE MARX


Quien observa con preocupación la deriva que adquiere Izquierda Unida de unos años a esta parte no le sorprenderá nada, pero nada nada, las palabras de su Coordinador General Cayo Lara comunicándonos a nuestros atormentados oídos, que el nuevo plan contra el paro del presidente norteamericano Obama (se reduce básicamente a una inyección presupuestaria de 447.000 millones de dólares en rebajas de impuesto para los empresarios para que estos creen empleo, privatizando un poco más esta obligación estatal), es el que quiere IU para España. Hablo de sorpresa cuando no es tal, porque si uno analiza los años de esta organización desde la salida por motivos de salud de Julio Anguita, su discurso, el discurso oficial, se ha ido acomodando a las realidades del sistema capitalista al cual solo se le quieren poner unos pañitos caliente por aquí, humanizarlo, para que no moleste en exceso a la clase trabajadora mientras nos seguimos pudriendo. Hablamos de anticapitalismo como una pose progre pero que no pasa de ahí, ni creo que vaya a pasar a ninguna otra parte. Esta legislatura que agoniza hemos dado demasiados balones de oxigeno al Gobierno de Zapatero entusiasmándonos con pequeños avances sociales como el matrimonio homosexual, agarrándonos a él como un dogma nacido de las mismas bases de la revolución bolchevique, mientras los trabajadores sufríamos los rigores del tiempo económico. Atrás queda la persistente y machacona petición, que si lo hacía Anguita apoyándose en la Constitución, que para salir de las crisis había que planificar la economía, nacionalizar empresas como los transportes y un férreo control de precios.
Nos solemos apoyar con una mirada envidiosa en LA IZQUIERDA alemana y la presencia que tiene entre los trabajadores alemanes. A diferencia de nosotros ellos han renunciado a la versión oficial aceptadas por todos de las causas de la construcción del MURO DE BERLÍN y las consecuencia sociales positivas que tuvo la Alemania comunista en la conciencia de la gente, no solo la de dentro, también la de fuera y sus avances sociales impresionantes que jamás volveremos a vivir, situándose en el discurso de la izquierda tradicional encastrado en las necesidades de los obreros.
IU esta esclerótica quemando demasiados recursos en compaginar capitalismo, ecologismo y lucha de clases, para meternos en no sabemos qué, ni para qué y viviendo de los pocos restos que le van quedando de un pasado glorioso, mientras sus actores principales se sitúan en la línea de salida para no perder un salario o una posición privilegiada para otro tipo de aventuras futuras.

Marx a muerto, viva Obama (quien me lo iba a decir a mí).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...