domingo, 5 de junio de 2011

¡VIVA EL PEPINO ESPAÑOL!


Ya tenía yo ganas de hablar del pepino patrio y nada mejor para esto que aprovechar la crisis con los alemanes. Todos los países civilizados, en los que creo sinceramente que no se encuentra este, tienen guerras así de estas raras como la Guerra del Té o del Opio por ejemplo. Nosotros reclamando nuestro sitio en la historia y a la par con la importancia del botijo, vamos a invadir Alemania a golpe de pepino e inauguraremos nuestra “guerra con nombre raro”, pa que se jodan los teutones.
Y no hay nada como esta cosa con forma de falo y ese sabor que engancha, digo el pepino y no lo otro, que ha formado parte de nuestra cultura culinaria y como no “guerracivilesca”. Desde muy pequeño, lejos de tendencias sexuales castigadas con bromuro de la época, el pepino ha formado parte de mi dieta española de verdad. Mi madre lo hacía muy bueno mezclado con tomate y sal (cuando yo no era hipertenso ¡mi vida era otra!) donde lo primero que caía era esta hortaliza y donde yo experimente mis primeras roturas de gafas (naci con ellas) producidas por mi hermano a la hora de esa lucha fratricida que se generaba cuando mi madre nos ponía el suculento plato.
Si se fijan ustedes esta cosa tiene forma de porra y seguramente, y espero que ningún historiador lo desmienta, se utilizo en Iberia (no las líneas aéreas) para los primeros mamporros entre nosotros. Acuérdense del cuadro de Goya. También aprendimos otras múltiples funciones de esta hortaliza, entre las que se encuentra el consuelo en soledad de hombres y mujeres sedientos de amor unipersonal. La cosa evolucionó tanto que la Policía Autonómica Catalana ha dado buena cuenta de ello a los reunidos en la Plaza de Cataluña los cuales han probado otro de sus sabores que produce en el pellejo de estos (idénticos a los tiburones que tienen el sentido del gusto en toda su piel) el cual hace aparecer una erupción en la dermis de color morado tirando a rojo debiendo ser una tipo de alergia de estas modernas que se producen ahora por la fricción de esta planta familia de las cucurbitáceas con la piel del manifestante rojeras.
Veo a políticos comer pepinos a todas horas del día para apoyar a los nuestros, demostrándonos con ello como están donde están y la maestría (esto lo digo sin maldad ninguna) que tienen ya que conocen perfectamente su manejo y su uso. ¡Si los pepinos tuvieran un sindicato otro gallo cantaría!
Pero lo que más me duele de la crisis del pepino es como quedará la imagen del macho español ante las suecas. Estas antes venían a España en los años sesenta (yo no sé si siguen viniendo aún), a su recolección, como nosotros hacíamos con la vendimia en Francia, pero por razones bien distintas, yéndose todas con una sonrisa de oreja a oreja y algún que otro morenito o morenita que nacía nueve meses después. En el “imperio español” si se ponía el sol, y armábamos una con las suecas de cuidado.
¿Y la industria del porno? Con la buena cantera de primeras estrellas y de primerísimas tallas del cine que teníamos. Todas ellos se habrán quedado en desuso de aquí a seis meses pidiendo trabajo en la construcción o haciendo oposiciones para bomberos. (Esto a mí no me produce envidia que quede claro)
Menos mal que no parece tan serio como parecía y al final esta bacteria o lo que sea, no es del pepino, porque mucho me temía yo que ante la escasez de un producto de primera necesidad para el españolito hubieran subido los precios como el del petrolero y en vez de hablar de petrodólares hubiéramos tenido que habla de pepinodolares de la mano de los listos de los americanos y con ello se nos hubiera jodido el invento de nuestro PEPINO (multiusos) ESPAÑOL.

3 comentarios:

  1. ME GUSTA TU COMENTARIO PERO A MI ME GUSTARIA QUE NACHO VIDAL LE MUESTRE
    A ANGELA MERKEL LA EXCELENTE CALIDAD DE LOS PEPINOS ESPAÑOLES
    NO TE PARECE BESOS LILY MARLENE MUAX

    ResponderEliminar
  2. Por encima de todo, lo que siento es una profunda tristeza ante nuestra cruda realidad, y nuestra incapacidad colectiva para ponernos de acuerdo en defender los mas elementales principios de LO NUESTRO.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Que pa la Merkel ya me gustaria Nacho Vidal para mi,, me volveria loquita del to.

    ResponderEliminar

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...