domingo, 26 de junio de 2011

LA AVENIDA DEL SOL


O la “Am küzeren Ender der Sonnenallee” que viene a decir lo mismo pero en alemán del mismísimo centro de Bonn. Pues bien, ya tenía yo gana de hablarles de este libro, de nuestras tertulias con los amigotes y propuesto por mí, debatido de manera distendida y descubridor para alguno de los ilustres miembros plenipotenciarios de la misma, del antiguo país de los obreros y campesinos conocido como la República Democrática Alemana.
Todo transcurre en la Avenida del Sol, una calle con una longitud de unos cuantos kilómetros pero que por razones históricas, que el autor cuenta de manera muy graciosa, a la parte oriental de Berlín le correspondieron aproximadamente 60 metros. Para que ustedes lo entiendan, lo dice en el libro, esta calle empezaba en la RDA por el número 379 los restantes estaban en la parte mala, o sea, la capitalista. Pues bien, en esta parte de la ciudad transcurre la vida de un grupo de chicos de unos diecisiete años, sus inquietudes, sus primeros amores y sus juegos con las cosas prohibidas por este estado. Si ustedes leen el libro se darán cuenta que no es todo tan gris como nos lo pintaron y que a pesar de que a occidente nos llegaban mentiras interesadas, en esta sociedad también existía el humor y como hemos dicho antes, el juego permanente con lo prohibido. Todos los tópicos que hemos pensado sobre esta forma de organizar la sociedad están recogidos en este libro pero en tono humorístico, desenfadado y muy cercano, una forma muy diferente de acercarnos a la RDA a través de unos chicos que pasaban de la política y que de occidente solo recibían insultos de una colina cercana de la parte occidental (muy simbólico también).
Aparecen multitud de personajes todos ellos muy pintorescos y todos con su pequeña historia que aportar a todo esto.
En la tertulia llegamos a la conclusión que lo que realmente refleja el libro es la vida del autor, que al final reconoce, y eso nos pasa a todos, que solo quedan los recuerdos agradables en ese desechar que tiene nuestro cerebro de los sufrimientos o situaciones desagradables ya pasadas. Todos, absolutamente todos los contertulios, se llevaron una sorpresa agradable de este país al quedar “sorprendidos” puesto que su conocimiento estaba totalmente mediatizado por los medios de entonces y por películas como “La vida de los otros” donde tramposamente no enseñaba cómo funcionaba ese estado (que es cierto) pero que nadie aún nos ha enseñado cómo funcionaba el otro, en esa frontera más caliente del mundo que era Berlín. Yo conocedor, por mis lecturas variadas, de la sociedad de ese país y ese tiempo, les mostré una realidad bien distinta de sus conocimientos y mi defensa permanente de que nunca hay que olvidar el contexto histórico donde se desarrollan los acontecimientos ya que muchos son consecuencias de decisiones de otros. Pongo ejemplos; la creación de la RDA se produjo (y eso que todos los aliados pactaron que no se iba a crear ningún estado) porque los aliados del “mundo libre” crearon la República Federal Alemana (RFA) y el último, que se creara la STASI (el mejor servicio de inteligencia del mundo) fue consecuencia de que en la zona oriental se introdujeran 10.000 ciudadanos de la RFA entre espías e informadores de todo tipo. En estas cosa como ustedes saben, siempre jugamos con las cartas marcadas interesadamente ya que conocemos con pelos y señales las andanzas de esta policía secreta y desconocemos por completo las andanzas de la policía secreta contraria que me imagino yo, actuarían de forma similar que aquellos.
Hasta tal punto llega es desconocimiento de todo el Este socialista, que uno de los contertulios creía que carecían de derecho a poder viajar y que no tenía vacaciones en los trabajos. Fue el momento estelar mío donde hice una disertación de los derechos sociales colectivos de que disponían los ciudadanos de la RDA a años luz de los nuestros casi todos referidos a lo que hoy se está poniendo en duda en la Unión Europea, como la enseñanza, sanidad, educación, derechos laborales, vivienda, ocio, etc.
Les recomiendo encarecidamente que lo compren, es un poco difícil de encontrar ya, asegurándoles que pasarán un esplendido rato con su lectura que en algunos tramos de la misma estoy seguro que les arrancara una sonrisa. Hay peli, que lo sepan, pero no se ha estrenado en España y solo encontrarán una versión subtitulada en castellano en internet y lo que suele pasar siempre, el libro se encuentra a años luz del film.
Para el que quiera comprar el libro se llama LA AVENIDA DEL SOL, su autor es THOMAS BRUSSIG y es de la editorial SIRUELA. La primera edición alemana es de 1994 y la primera española, y creo que la única, es de 2001.

Disfruten de este libro, es estupendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...