martes, 7 de junio de 2011

EN BUSCA DE LA VERDAD REVOLUCIONARIA


En ese sin vivir permanente en el que estamos los rojos, en esa búsqueda de la verdad revolucionaria (a semejanza del santo grial), en la que siempre nos enfangamos, en ese perseguir la luz que ilumine nuestra lucha sin descanso; he de confesarles que he vuelto a cambiar de Central Sindical más acorde con lo que pienso que debe de ser eso, una asociación de hombres y mujeres libres, de trabajadores, que se unen para defender sus derechos ante los ataques de los que manejan la cloaca y no he encontrado otra que cumpla con un mínimo de calidad como la CGT.
En ese rebanarme los sesos por plantearme como solucionar los problemas de los trabajadores desde la izquierda, he encontrado a un grupo de excelentes compañeros sindicales que en los primeros contactos me han demostrado su preparación para lo que se nos viene encima y por su puesto su solidaridad. ¿Será la última? espero que sí ya que tengo más “viajes sindicales” que el baúl de la gran Concha Piquer y ya estoy un poco cansado de tanto montar y desmontar secciones sindicales con el desgaste que ellos conlleva y con el mal sabor de boca que se le queda a uno cuando comunica a su anterior sindicato que “democráticamente hemos decidido cerrar el chiringuito” (en el buen sentido de la palabra). Espero que , es-ta-vez-sí, sea la última, ya que no me quedan muchos sitios donde ir, a no ser que empiece con las centrales sindicales alemanas, francesas o italianas de las que hay algunas muy interesantes.
Abrazo el anarcosindicalismo, palabra dura de por sí, en el que coincido, y esto yo no lo sabía porque nunca me había interesado, en un noventa y tantos por ciento de mi pensamiento político – sindical, dejando lo restante o para el debate asambleario o para fabricar, con la capacidad que tiene el ser humano de “ensamblar pensamientos políticos que pueden ser dispares” esa parte no comprendida todavía por mí, y justificadora del discurso cuando lleguen la hora de los ataques viscerales de otros compañeros.
No sé que nos deparará el futuro, pero nosotros debemos estar mucho más preparados para afrontarlo con garantía de éxito de la mano de nuestros compañeros de la Confederación General del Trabajo.

PD y si no tenía bastante este jueves asamblea de IU en mí municipio (de la que ya les hablaré). No hay descanso ¿no creen que estamos todo el santo día debatiendo? Yo alguna vez pienso que sí.

Por cierto ¿alguien me regala el LIBRO ROJO DE MAO? es que no lo encuentro.

1 comentario:

  1. Ya te buscaré yo el libro Rojo de Mao, creo que estaba en el estante de libros infantiles entre Teo aprende a leer y ¿Dónde está Wally?. Personalmente no creo que sea el lugar que el corresponde dado que esos otros títulos son mucho más serios por supuesto. En vista de los postulados de los ecologistas sandías ( verdes por fuera y rojos por dentro) creo que sería mucho mejor si reciclásemos cualquier ejemplar existente para producir algo de confetti.

    ResponderEliminar

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...