domingo, 6 de marzo de 2011

RIÑA DE GATOS (Madrid 1936) DE EDUARDO MENDOZA

Otra novela más sobre la Guerra Civil Española (debe de ser que si un escritor español no escribe sobre este tema no termina de consagrarse) esta vez de la mano de Eduardo Mendoza siendo esta la ganadora Premio Planeta 2010 y yendo por su cuarta edición ya.
Yo que quieren que les diga pero cansado ya de tanta contienda por aquí y tanta por allá, no me ha terminado de convencer este libro. Y no me convence fundamentalmente porque es una historia que no me creo ya que la narración que nos cuenta es un tanto rocambolescamente dinámica y todos sabemos que un buen libro aunque este sea de Ciencia Ficción debe de ser por lo menos creíble. Todo sucede en diez días del mes de marzo preludio de la Guerra Civil, ese ambiente lo describe perfectamente el autor, girando en torno a un cuadro que está en posesión en una adinerada familia madrileña y sobre eso, toda una tela de araña se teje abriendo varios frentes que luego, todos ellos entrelazados, se cierran con finales inciertos unos y otros muchos más claros. A los amantes del arte les va a encantar ya que el protagonista principal es un experto en pintura española apasionado del Gran Velázquez. Aparecen personajes históricos importantes y ya tradicionales, sobre esta época netamente española, como puede ser Franco, como no, Queipo de Llano o Mola, pero el autor donde incide con valentía es con el personaje de José Antonio Primo de Rivera, y lo digo porque este “protagonista bis” es contradictorio, poco conocido en su faceta “cercana”, distorsionado por unos que lo elevan como un mito, y los otros porque lo rechazan sin saber nada de él. Se conoce muy poco de su vida privada pero a pesar de eso Eduardo Mendoza se lanza a ello haciendo que este personaje aparezca de forma totalmente distinta a lo que nos ha contado. Tanto es así que incluso lo describe con cierto cariño haciendo que los lectores les resulte simpático al margen claro está, de ideologías. De José Antonio, “el ausente” como lo llamaba Paco, no se conoce nada que salga de su faceta política, no se sabe si era capaz de amar, o sentir cierta humanidad y no digamos de entender al adversario ideológico y el autor se aventura a ello jugándose como se la juega, por introducir a este hombre que lo primero que causa es rechazo y animadversión. Si tengo que salvar algo del libro es precisamente ese acercamiento al Jefe de la Falange lejos de los estereotipos interesados que siempre han perseguido a su figura.
En la tertulia, que por eso les cuento sobre este libro, salió el debate si se trataba de una novela histórica o no, no teniendo claro cada uno de nosotros donde posicionarnos con respecto a esto ya que crea confusión esta obra de Mendoza. Alguno de mis amigos y contertulios la situaban más cerca del sainete que de una novela historia no faltándoles razón ya que alguna de las situaciones son un tanto tragicómicas, precisamente el personaje de la madre de Paquita por ejemplo, reúne todos los requisitos para ser una estrella en las obras de los hermanos Quintero.
Como un poco conocedor de esta etapa histórica, el autor comete un error histórico garrafal y es que uno de los discursos de José Antonio al que asiste el protagonista, por cierto británico y al margen de las disputas españolas, lo sitúa en el mes de Marzo cuando se realizo en Febrero y en contextos históricos distintos, no siendo riguroso lo dicho por el jefe falangista en ese conclave nacional-sindicalista. Para los que les gusten los datos decirles que el discurso del que hablo fue realizado en el Cine Europa de Madrid en el mes de febrero de 1936, anterior a la celebración de las elecciones que ganó el Frente Popular, todo esto según el libro editado por la Sección Femenina en el año 1974 llamado TEXTOS DE DOCTRINA POLITICA, heredado por mi y que he ido recogiendo de distintos familiares. Otros errores de menor peso se vislumbran en la obra y que son producto de cuarenta años de franquismo; uno, decir que los falangistas llevaban boina cuando no es verdad ya que por aquellos años llevaban una especie de gorro parecido al “chapiri” legionario y dos, cuando se refiere a la organización política de José Antonio lo hace como Falange Española y de las JONS, cuando esta “y” en medio de las dos organizaciones “coaligadas” apareció por el decreto de unificación que hizo Franco y que aglutinó a los Tradicionalistas con la Falange y las JONS quedando como Falange Española Tradicionalista y de las JONS saltando por los aires la cuestión ideológica en ese pegamento “por cojones” utilizado por Franco para ganar una guerra y para ganar una paz.
A los amantes de la figura histórica de José Antonio les diría que lo compraran ya que resulta muy curioso imaginándoselo tomando unas copas en un puticlub (se cae el mito), pero a los que no, que esperen a que alguien se lo deje o cómprenlo cuando salga la edición de bolsillo que es más económica para este tiempo de crisis que vivimos.
Para terminar un párrafo, como a mí me gusta, que me resulta graciosos y que define como somos los españolitos:
“Mire Padre (por cura), la gente no quema iglesias y conventos sin ton ni son. Nunca han quemado una taberna, un hospital ni una plaza de toros. Si en toda España el pueblo elige quemar iglesias, con lo que cuestan de prender, por algo será.”

2 comentarios:

  1. PARTE DE UN ARTICULO DE Josele Sánchez http://www.articulo.org/articulo/35427/rina_de_gatos_o_los_restos_de_un_naufragio.html


    “Riña de Gatos” como casi todas sus obras transcurre poco antes del inicio de la Guerra Civil aunque en esta novela, el costumbrismo habitual no resulta tan eficaz ya que el autor no domina el Madrid de la época como lo hace cuando describe Barcelona; un inglés experto en arte, un noble propietario de una inédita obra presuntamente de Velázquez y una infantil trama de intriga que permite resolver el inicio del levantamiento militar con una previa reunión chapucera de los “generales golpistas” en la casada del citado noble, unos servicios de inteligencia, británico y ruso propios de película de “Torrente” y una joven aristócrata que por su amor fallido con José Antonio Primo de Rivera va a ser la causa del encarcelamiento del fundador de La Falange. Así resuelve Eduardo Mendoza uno de los acontecimientos más importantes de la historia española del siglo XX, mientras que algunos historiadores se empeñan en analizar qué hubiera pasado si el líder de Falange Española no hubiera estado prisionero e incluso se atreven a publicar documentos que podrían sostener que de haber estado libre, tal vez no se hubiera producido la Guerra Civil o, incluso, que de haberse producido hubiera ordenado la participación de su Falange con el “otro bando combatiente”, el novelista se inventa la denuncia de una madre agobiada por los amores de su hija con José Antonio y así termina con una de las más controvertidas hazañas de nuestra historia más reciente… ¡con dos cojones!.

    ResponderEliminar
  2. Este se expresa mejor que yo, pero si, estoy de acuerdo con lo que dice. Fijate que yo tambien creo que a pesar del enfrentamiento ideologico que habia, la falange de no haber muerto su jefe hubiera luchado con los republicanos.

    ResponderEliminar

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...