viernes, 11 de febrero de 2011

TERRAZA DEL CAFÉ DE VAN GOGH



Un poquito de arte no nos viene mal después de aguantar durante varias semanas los envites de la actualidad política la cual ha sido muy intensa.

Hoy les traigo un cuadro precioso “TERRAZA DEL CAFÉ” de VAN GOGH que cuelga, no el original claro está, en el salón de mí casa. La primera vez que lo vi, en una tienda de reproducciones de obras de arte famosas, me quede prendado de un pequeño detalle que puso mis sentidos en plena efervescencia, y no es otro que la representación de las estrellas en esa noche azulada, estrellas rutilantes a los ojos del pintor que aparece en esa pequeña parcela de cielo que nos “muestra enseñando” muy poco. Un contraste fundamental con la luz que nace amarilla de una lámpara en la terraza del bar y se va perdiendo según avanza la calle, donde a su vez se pierden las parejas de otra época donde los ciudadanos todavía no eran prisioneros de esa descerebrada vorágine capitalista que no nos deja vivir ni un momento de tranquilidad. A pesar de la presencia de hombres y mujeres tomando un café el silencio se puede sentir en esta obra donde nadie molesta a nadie y todo el tiempo que transcurre en la escena es un tiempo de lo más natural o biológico, lejos de todas las prisas que nadie parece ser que tiene. El empedrado pulido por el paso del tiempo que descompone la luz que en el se refleja, construido con gruesas pinceladas de colores, se asemeja al mar cuando en su superficie toma contacto con el aire que despacio acaricia los rizos blancos de sus crestas.
El autor Van Gogh no solo lo pintó, también lo describió y esto es una suerte:

“En la terraza hay pequeñas figuras de gente bebiendo. Una linterna amarilla ilumina la terraza, la fachada, el pavimento e incluso proyecta luz sobre el pavimento de la calle, que adquiere un matiz de color violeta-rosado. Los tejados de las casas de una calle que se aleja hacia el cielo azul embutido de estrellas son azul oscuro o violeta, con un árbol verde. Ahora hay una pintura de la noche sin negro. Sólo con hermosos colores azul, verde y violeta y en estos alrededores la plaza iluminada es de color sulfuro pálido, verde limón.”

Este cuadro representa la Place du Forum de Arles todo un lujo para nuestros sentidos. 

Otro día les enseñare mas sobre este pintor.

8 comentarios:

  1. Tienes razón, estoy un poco cansado de todo, de la política, de la lucha por audiencia en las televisoras, de los falsos activistas, de todo, La pintura es bella y por un momento me he sentado en un banquillo, a la luz de la linterna, observando el cielo azul, olvidandome de los problemas...
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Hermoso cuadro, resalta el amarillo, Van Gogh lo calificaba del " color de Dios", era , sin duda su favorito, expresaba luminosidad y alegria. Por cierto, Van Gohg era de familia burguesa muy bien situada...

    ResponderEliminar
  3. Gracias queridos lectores por estos maravillosos comentarios. Un cosa es cierta, el ritmo de la vida nos impide muchas veces para un momento y observar las cosas bellas que hay a nuestros alrededor.
    En cuando a la familia burguesa o no (la burguesia ocupo su lugar en la evolucion de la sociedad que no se no solvide) me da igual, el era un desgraciado atormentado y creo que murio muy pobre.

    ResponderEliminar
  4. pos nada aki con la fatimus
    m
    i
    e
    r
    d
    a!!!!!

    ResponderEliminar
  5. en el cafe que se esta tomando un nespresso de maquina con sacarina...jejeje o solo¿?cual la cuestion...o un bocata

    ResponderEliminar

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...