jueves, 9 de diciembre de 2010

LOS AMIGOS DEL CRIMEN PERFECTO



Ocho de la tarde, noche cerrada. Caminábamos con algo de prisa para llegar puntual a la cita en el lugar apropiado a la hora acordada en la Real Villa de Navalcarnero. La lluvia caída durante toda la jornada ha dejado una fina capa de barniz recién pintado en las piedras que solan las calles de este bello municipio madrileño. Las farolas con su mortecino haz nos transportan irremediablemente a los años de Lope de Vega y yo en previsión de nuevas lluvias torrenciales sobre nuestras cabezas llevo un paraguas a la manera británica como un florete del siglo XXI. El olor a invierno que está a punto de entrar en el calendario de manera oficial es acompañado por la campana que tañe media hora antes de la misa en la parroquia cercana y que marca nuestro paso cuasi militar envolviéndonos aún más en este “viaje en el tiempo” que a mí me parece fascinante….

Llegamos por fin y allí estaban parte del grupo de “Los amigos del crimen perfecto” y no es porque fuéramos a preparar una acción tan ruin aunque muchos de nosotros, como de ustedes, tenemos algún que otro candidato para cometer semejante fechoría. Todos llevamos un asesino dentro y lo que nos lo impide son la leyes que afortunadamente nos frenan en semejante acto salvaje, amén de las cuestiones morales. Nos acomodamos en nuestras sillas, en una mesa redonda, donde todos nos veíamos las caras perfectamente y no perdernos ni un solo detalle de las expresiones de los tertulianos. Hoy de lo que queremos hablar es de la obra “Los amigos del crimen perfecto” de Andrés Trapiello, al margen de la actualidad de de una manera o de otra nos afecta de manera diferente.
Todo empezó hace una mes escasamente cuando uno de nuestros amigos de los sábados, casi todos dedicados a la enseñanza, se le ocurrió esta idea nada novedosa de proponer una lectura y días después comentarla entre todos de manera distendida y precisamente hoy, es nuestra primera terapia de grupo para diseccionar esta a mi juicio interesante obra de Daniel.
La discusión base fue si es o no es una novela negra o policiaca o si es una obra que ridiculiza a estas dos maneras de escribir al modo de Cervantes con el Quijote. Yo que no soy un lector de novelas, pero si de historia y política, me queda un poco lejos esta diferenciación pero que los entendidos en la materia desgranan con entusiasmo consistiendo en que la novela negra se diferencia de la policiaca en que la historia se desarrolla en ambientes muy degradados socialmente. Este libro y antes de que me pierda entre tanta palabra, va sobre un grupo de conocidos amantes de la novela negra y de la investigación policial, que se reúne en el Café Comercial de la Capital para hablar de eso, de crímenes. Es este heterogéneo grupo hay de todo, desde el escritor de obras baratas de este género, pasando por policías, banqueros, relojeros y abogados dando un colorido sorprendente al desarrollo de la novela que según avanza la misma la ficción se convierte en realidad. No les voy a contar más, no me parece bien, pero he de decirles que personalmente tuve una sensación agridulce de la misma ya que en algunas partes me requería todo mi concentración e interés y otras me resulto demasiado tediosa y aburrida, para llegar a minutos antes de cerrar el telón y convertir el final en algo fulgurante y toda una declaración ideológica del autor en la que asumo a cien por cien.
Los “amigos” hablamos de los que nos gusto, de los personajes que aparecían algunos de ellos de manera fugaz, de los nombres que titulan y van “como anillo al dedo” las obras de Paco Cortés (el protagonista y escritor) y de las frases para mí maestras. Les dejo algunas de ellas:
“Era una persona (habla de Modesto Ortega abogado, amigo de Paco Cortés) de aspecto serio, con un traje que parecía el mismo siempre, en invierno y en verano: no gris, no azul, no oscuro, no claro, no de lana, no de algodón, no de tergal no de lino. O sea un traje de abogado”
“El crimen perfecto es como un buen reloj, ni atrasa ni adelanta, se produce a su hora”
Pero donde más estuvimos de acuerdo es en su parte final donde la obra alcanza su cenit y donde se enlaza con nuestro pasado reciente. Además pone el dedo en la llaga en el tema de la Transición en línea de lo que yo he defendido siempre en este blog y donde nuestros políticos de manera generalizada dan la callada por respuesta ante la mirada atónita de los que miramos la vida con un sentido crítico. Entresaco frases importantísimas y lapidarias las cuales agitan nuestras conciencias:
“Los crímenes…. (del franquismo) han quedado impunes, porque son la moneda con la que hemos pagado para que se produjera esto que tenemos ahora en España”
“Se les quitó la vida (a los republicanos) y se les ensucia su memoria”
“Me hubiera gustado que alguien hubiese juzgado aquellos crímenes, porque somos las víctimas. No ha sido así y no lo será”
“Algunos de nuestros militares y policías no fueron mejores en muchos casos que los nazis, pero viven tranquilos con su empleo o sus pensiones, porque se ha sellado unos pactos. ¿En nombre de quién? ¿En nombre de la transición pacífica?”
“Mi madre me acababa de dar una lección (mujer de un ugetista) y comprendí por qué habían perdido la guerra. Porque nunca se hubieran puesto a la altura de los criminales”
He de decir que esta obra de Trapiello fue Premio Nadal 2003.
Pues con esto concluimos después de un acompañamiento culinario interesante que iba desde la clásica oreja de cerdo a la plancha a las chuletillas de cordero lechal todo bañado con riojas, agua del grifo y cervezas madrileñas. En el último suspiro decidimos la siguiente que es “Las partículas elementales” de Michelle Houellebeq al cual le espero con ansiedad.
………jarreaba agua con dureza sobre el empedrado de la Plaza de Navalcarnero hasta tal punto que parecía levantar las piedras que durante siglos llevan ancladas en el mismo lugar sin queja alguna. Partimos bajo este intenso enfado de los dioses donde mi paraguas, mi florete de siglo XXI, no tenía ninguna utilidad en este viaje en el tiempo del que disfrute con mis cinco sentidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...