viernes, 5 de noviembre de 2010

DIA DURO, PERO DURO DE VERDAD


Y así son las tareas sindicales cuando la patronal decide actuar y dejarnos tiritando con alguna de sus decisiones. Hoy en mi empresa que es pública, se ha decidió no renovar los contratos de nueve compañeros de servicio de mantenimiento de un total aproximadamente de treinta. Esto ha supuesto que desde mi sección sindical se viviera una jornada de autentica locura para intentar salva todo lo que se pudiera de este duro naufragio al que vamos a llevar a nueve familias. En ello estamos y ya veremos como termina este nuevo capricho de los que nos quieren canjear derechos por trabajo digno o algo así.
Despedir (o no renovar que viene a ser lo mismo), bonita palabra edulcorada en estos tiempos donde cambiamos los significados de las mismas o directamente las transformamos en otras nuevas. Despedir es una acción que para algunos es tan sencillo como escribir esta palabra que tantos trabajadores han oído en estos tiempos donde el capitalismo ha demostrado una vez más, que no nos vale. Despedir debe de llenar tantos egos de gentes inertes en lo personal que algunos disfrutan con ello. El que despide no siente el miedo, está en la cima del mundo y decide si condenarte o salvarte a semejanza de un mini Dios con exiguos poderes terrenales pero que el hecho de hacerlo le permiten que sus calzas mentales le eleve un par de centímetros por el resto de los mortales. Un triunfador recién nacido en el mundo empresarial con ansias de tiburón dispuesto a devora a quien se interponga en su camino ya que el debe de demostrar que tiene madera de eso, de carnívoro o depredador social. No entiende de impotencias de los condenados, ni de situaciones dramáticas a las que someten a las familias que lo sufren, ni de tensiones que se general a nivel personal con pérdidas de autoestima. Forma parte del juego y las reglas nos las han impuesto a nosotros que bajo ningún concepto aceptamos, es la ley de la oferta y la demanda llevada al clímax de la realización social que necesitan para poder seguir viviendo en su mundo paralelo ajeno al sufrimiento de los otros.
Hoy he tenido un día duro, muy duro, es tarde ya y necesito descansar un poco para poder dar la batalla que mis compañeros necesitan para seguir comiendo. Ya les digo que merece la pena semejante esfuerzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...