jueves, 14 de octubre de 2010

REFLEXIONES OTOÑALES, HOY DESFILES MILITARES


Hace escasos días se celebró en España el desfile militar de nuestra fiesta nacional donde expusimos nuestro precioso armamento, alquilado, a los ojos del mundo el que nos miran con preocupación ante nuestra “escalada militar”. Ese día y por razones que no vienen al caso, trabajé y camino a mi casa paso por una importante base militar en Madrid donde todos los años me trago la “resaca” después del desfile y no es porque estuvieran borrachos el día anterior no, sino porque allí se agrupan muchas fuerzas que participan en el festival militar y luego van partiendo a sus acuartelamientos repartidos por el suelo patrio. En unos de esos convoyes militares puede observar, con la presencia de mis hijos, una batería compuesta por cuatro cohetes con una punta afiladísima que daba miedo solo de verlo. Estaba tan limpia y reluciente que al soldado que la limpió para esa jornada, se dejo el alma en tenerla en perfecto estado de revista. Y esto me dio por pensar y reflexionar sobre estas cosas.
Yo no sé a estas alturas porque narices tenemos que hacer un desfile militar cuando eso se realizaba en el pasado para enseñar tu armamento e intimidar a tus adversarios geoestratégicos. Hoy día no tiene razón de ser ya que el armamento que utilizamos lo compramos a otros países y digo yo que sabrán lo que nos venden y para qué no lo venden. Enseñar artefactos para matar seres humanos no deja de ser un acto, desde mi punto de vista, salvaje ya que vanagloriarse de si ese cañón es capaz de lanzar una bomba que estalla en el aire y a su vez salen otras bombitas que arrasan no sé cuantos metros cuadrados segando la vida de quien está debajo, no deja de ser esperpéntico. Si realmente fuéramos seres humanos de verdad, comprometidos por la paz y el ser humano lo que deberíamos de hacer es esconderlos y no enseñarlos por vergüenza, vamos digo yo y no alardear sacando pecho de este instrumental macabro y carnicero.
Ahora la ministra de defensa pretende que repensemos la celebración de este evento político-militar que supone la fiesta nacional de España. Quiero aportarle como idea de que en vez de militares y sus juguetitos desfilen (o no) los hombres y las mujeres que se dedican a la ciencia y que con sus investigaciones favorecen al ser humano, o todo el personal sanitario que se desvive por todos nosotros, o todas aquellas ONG que aportar valor añadido a la humanidad, o todas las personas que se han dejado la piel por sus semejantes en distintas acciones, o lo obreros que se han caído de los andamios que con su esfuerzo diario hacen que esta país tenga un grado de bienestar importante, o los profesores que transmiten su sabiduría a las generaciones que están llegando, y como no, a los sindicalistas por su lucha abnegada por los derechos de todos nosotros. Esto es solo un ejemplo porque puede haber más como no, pero si esto se hiciera así muchos de nosotros nos veríamos identificados con estas fechas sintiéndonos orgullosos de los que aportamos al mundo y a la humanidad que lo ocupa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...