martes, 26 de octubre de 2010

HACINADOS


Después de haber visto como se construyen pisos, viviendas unifamiliares, chalet antes llamados hotelitos, después de haber vivido la concesión de créditos en cascada por la firmas financieras, después de haber vivido en este mundo irreal que nos han hecho ver, a pesar de todo eso hoy en Madrid vemos viviendas como las de la foto. Todo este maremágnum de la tecnología del ladrillo no ha terminado con viviendas modestas que aun siguen ocupadas y que sus inquilinos no se han animado a la compra de otra nueva por encima de sus posibilidades o que han alquilado a personas en peores condiciones que ellos. Ahora muchos trabajadores sufren las consecuencias de ese gran escaparate del consumo donde nos ofrecían en su catálogo una dulce vida sin contraindicaciones de ningún tipo y más que nada porque los mismos que nos incitaban a la compra no las conocían, hemos sido sus conejillos de indias para ese gran experimento social del nuevo capitalismo, y ahora vienen y nos desmontan el attrezzo los tramoyistas del “gran espectáculo del mundo” dejándonos peor que al principio de la obra, de esta obra que muchos ya dijeron como iba a terminar y lo que empezó siendo comedia y murió como drama.
A pesar de todo siguen los antiguos edificios en pie, donde volverán muchos de sus antiguos dueños porque no tendrán otro sitio donde dormir. Edificios que no han caído fruto de la piqueta especulativa y que ahora son el refugio humilde de los que han perdido casi todo. Somos lo que somos y el cuento de esta lechera ya se ha terminado. Nos despertaremos del sueño agridulce de essa noche, noche agitada que hubiera sido preferible pasarla en vela. Estos nuevos castillos del mundo contemporáneo han resistido en envite de las hordas de salvajes siendo fiel testigo de lo sucedido con sus dramas repartidos por pisos y por viviendas cada uno de ellos con su historia personal e intima. Sus paredes y sus ventanas han visto pasar cientos de primaveras e inviernos impertérritos dentro del caos horizontal y vertical en el que se encuentran, pero aun aguantan siendo el fiel reflejo de la supervivencia humana y su adaptación a los tiempos que cambian de una manera endiablada, como centinelas de la locura que hemos generado nosotros mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...