domingo, 12 de septiembre de 2010

GIBRALTAR: BASE MILITAR


Mi época vacacional llega a su fin, y no solo queda atrás, toda esta vida maravillosa que pasamos cuando no hacemos nada, tiempo de descanso, calor, barbacoas o cervezas en las maravillosas terrazas de Madrid, también dejo atrás tiempo de lectura del que no gozo como a mí me gustaría en invierno. Tengo que esperar otro nuevo ciclo de otoño, invierno, y primavera para gozar de la mejor etapa de todo el año cristiano.
En ese ardor guerrero de lectura en el que llevo un ritmo endiablado ha caído en mis manos un libro que trata sobre uno de los temas que más me gusta, que es el de Gibraltar. Este gusto, que ustedes pensaran que es un tanto raro o esperpéntico, me viene dado por lo pintoresco del lugar y la pincelada de color que supone que la Península Ibérica limite por el Sur con el Reino Unido de la Gran Bretaña que a su vez representa un toque cultural diferente y enriquecedor para nuestro suelo patrio.
El libro que les traigo hoy es el de GIBRALTAR: BASE MILITAR (interés anglo-americano por el Peñón) escrito por Ángel Liberal Fernández y editado por CIVITAS-THOMSON REUTER. He de decirles que es caro, alrededor de 50 euros por un libro de grosor normal, ya que no se trata de una obra por tomos ni nada parecido. Como el tema mereció la pena no me dolió semejante desembolso en esta etapa de crisis que sufren nuestros doloridos bolsillos.
La obra en cuestión va de eso, del Peñón de Gibraltar desde un punto de vista de inteligencia militar (el autor es o ha sido de la Armada Española) detallando desde la cantidad de antenas de todo tipo que tienen instaladas (civiles, guerra electrónica, navegación aérea) hasta la cantidad de agua que pueden almacenar para el consumo humano o para otras labores en sus aljibes. Demuestras que efectivamente, y lo que todos sabemos, que es una base militar, para eso la cedimos, y para eso la mantienen hasta que ellos quieran no siendo para mí este tema ningún problema de orden patriótico. Todos los datos, y el autor así lo hace constar, son sacados de manera legal, son accesibles a cualquiera mediante los medios de comunicación locales, internet etc. Si uno lo lee fríamente piensa, que cara más dura tienen estos británicos que utilizan este territorio para labores de inteligencia, pero me gustaría saber que labores de inteligencia realizamos nosotros sobre este territorio británico, estoy seguro que disponemos de muchos más recursos para esta tarea que ellos mantienen allí.
No comparto con el autor la referencia a la usurpación de este territorio que fue nuestro y que el monarca de la época, descendiente directo del actual y por lo tanto heredero de esas cosas de la monarquía, se lo impusieron como justificando tal decisión. Si es cierto que luego se adueñaron de parte del Istmo (territorio que une el Peñón con la Línea y que actualmente tiene un aeropuerto británico para el mantenimiento de la base) y de las aguas de alrededor como aguas jurisdiccionales propias en detrimento de nuestra soberanía sobre el Istmo y el agua circundante. Pero esto no quita que hoy mismo estén las cosas como están y lo problemas tengamos que verlos con los ojos de 2010.
Ya lo he dicho unas cuantas veces, personalmente creo que ese territorio es británico y así debe de seguir siendo ya que se lo cedimos gustosamente hasta que ellos quisieran. Transcurrido este plazo y una vez que los británicos ya no tengan ningún interés por el, su población deberá de tener su última palabra en donde desean estar ya que como he dicho antes, estamos en el 2010 y las cosas han evolucionado o deben de haber evolucionado para que los ciudadanos pertenecientes a sociedades mayores de edad, deban de elegir su futuro sin imposiciones. Ya sé que las gentes de derechas sacarán mil diferencias con respecto a Ceuta y Melilla pero para mí es indefendible que consideren como española estas dos ciudades y que Gibraltar también lo sea, en detrimento de los británicos.
El libro adolece de dos cosas importantes, una es que no habla de la etapa en el que la verja estuvo cerrada hasta que la abrió el gobierno socialista, que supuso para este territorio no solo económicamente, y dos, la maldita transición tan “pacífica y modélica” nos ha dejado posos que a mí me escandaliza y que se reflejan en el libro. Tratar a los ministros de Franco con respeto cuando se trataban ministros de un gobierno asesino, que ellos mismos apoyaban y defendían esa manera de proceder de generalísimo de los ejércitos, me resulta indignante y esto es lo que hace el autor cuando habla sobre ellos. Esto nos lleva a lo de siempre, que la actual constitución no es ni más ni menos, que una continuación de aquel régimen.
Independientemente de esto y a todos que les guste las relaciones internacionales, les recomiendo encarecidamente el libro ya que resulta fascinante adentrarse en eso que denominamos el Peñón de Gibraltar, sus problemas, sus secretos (que son muchos y sorprendentes) y sobre todo su futuro el cual de un modo o de otro sigue abierto en esas relaciones bilaterales tortuosas que siempre hemos tenido con los británicos.

4 comentarios:

  1. Interesante... En cuanto a tu opinion sobre la soberania de Gibraltar, totalmente de acuerdo. Son sus habitantes los que ahora y mas tarde tienen que decidir que son o que desean ser.

    ResponderEliminar
  2. pues me alegro mucho que coincidas conmigo en este mundo tan hostil como el que tenemos.
    Gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  3. Los habitantes de Gibraltar (unos 4.000, una ciudad mediana en la época) fueron expulsados de forma ignominiosa de su ciudad. La población actual son inmigrantes malteses, judíos, y los descendientes de los trabajadores españoles que consiguieron carta de naturaleza en el siglo XX (por cierto, por el interés británico en disponer de una población "autóctona" depositaria de unos "derechos").

    En cuanto a la soberanía, las dos partes han reconocido que el problema se circunscribe al contenido del artículo X del Tratado de Utrecht. Y en él se dice con absoluta claridad que la corona española cedió a la británica la propiedad y el derecho de uso permanente del Peñón como base militar y comercial, pero siempre, y recalco lo de siempre, bajo las leyes y jurisdicción española. Eso que ahora nos puede parecer extraño en las relaciones entre países soberanos, no lo era en absoluto si pensamos en los arrendamientos de territorios, en la existencia de bases militares de un país en territorio de soberanía de otro país, etc. Las bases militares del Reino Unido en Chipre están bajo control del Reino Unido, pero la soberanía es inequivocamente chipriota.

    El problema se plantea cuando, en 1836, y aprovechando la Guerra Carlista en España, el Reino Unido proclama unilateralmente que lo que hasta entonces era "la plaza y fortaleza de Gibraltar en el Reino de España" en "la colonia de la corona de Gibraltar" y usurpa el área meridional de la zona neutral. A partir de ese momento aparece la cuestión de Gibraltar. El que opinemos que España debe unilateralmente hacer dejación de sus derechos en Gibraltar es válido, pero pensemos por un momento que EEUU poblara la Base de Rota con estadounidenses civiles y exigiera su soberanía veinte años después.

    Es evidente que el Reino Unido no va a ceder el Peñón, uno de sus últimos símbolos imperiales. Pero eso no debe empujarnos a hacer dejación de nuestros derechos. Gibraltar, ocupada o no por los británicos, es una ciudad española. El que los llanitos o el gobierno británico no lo acepten, yo lo considero, si no como una postura agresiva, si como desdeñosa. No dejemos a Gibraltar aprovecharse de su posición colonial. CIERRE DE LA VERJA YA.

    Gracias por el espacio de opinión.

    ResponderEliminar
  4. Interesante lo que me cuenta a pesar de que muchas de las cosas que usted dice ya las conocia. Sigo insistiendo que eso fue hace 300 años aproximadamente y que las cosas hay que mirarlas con los ojos del año 2010. Las monarquias con todas sus tonterias a la que nos tienen acostumbradas a traves de los tiempos son cosas desde mi punto de vista, del pasado, ahora la realidad es bien distinta.

    Gracias por su opinion enriquecedora, es todo un lujo contar con lectores como usted.

    ResponderEliminar

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...