domingo, 5 de septiembre de 2010

el siglo sovietico


Qué bueno de verdad, pero bueno bueno, pata negra diría yo sobre este libro EL SIGLO SOVIETICO que este verano he leído absorto junto el ruido que la mar produce al romper contra las rocas (licencia literaria). Esta escrito por lo que parece ser un judío Moshen Lewin y editado por MEMORIA CRÍTICA aquí en España.
No suelo leer mucho sobre el tema de la Unión Soviética porque todos son muy tendenciosos a pesar que han pasado ya veinte años desde su desintegración. Debe de ser que aun la tienen miedo y quieren enterrarla entre tal cantidad de escombros manipulados para que no la reconozca “ni la madre que la parió”, que para eso paga el imperio en dólares calentitos a todas esas mentes “libres” que han inundado de análisis desde que los bolcheviques se hicieron con las riendas de la gran nación rusa.
Sobre el tema soviético solo les recomendaría otro libro perteneciente a la FUNDACIÓN FEDERICO ENGELS llamado RUSIA, DE LA REVOLUCIÓN A LA CONTRA REVOLUCIÓN, que casualmente coincide a pies juntillas en los análisis y las apreciaciones de la etapa de Stalin como jefe supremo de la URSS con este libro que les traigo hoy. Después de esto los dos libros en cuestión se separan en caminos diferentes analizando los distintos campos del desarrollo soviético para llegar al final donde las conclusiones son prácticamente las mismas.
EL SIGLO SOVIETICO es una obra densa, basada en multitud de datos estadísticos los cuales utiliza para explicar las diferentes escenarios de desarrollo de la sociedad de su tiempo. A diferencia de los “bien pagaos” este autor, que es profesor de historia de la Universidad de Pensilvania y que tiene varias obras sobre este tema de reconocido prestigio, desgrana como si de un físico se tratara, cada etapa en relación con el contexto histórico en el que se vive dejando de esta manera sin base argumental a todos aquellos, políticos occidentales, analistas, historiadores que torticeramente y de manera manipuladora entresacaban esas etapas de dicho contexto para darles más dramatismo a las “aberraciones” soviéticas. También hay que tener en cuenta que el autor dispone de muchos más datos debido a que la mayor parte de los archivos, tanto del KGB, Comité Central, Presídium etc. ya están abiertos para los investigadores que así lo deseen.
A todos aquellos que les guste el tema penitenciario no se van a aburrir ya que habla muy extensamente sobre ello y compara las distintas etapas bien diferenciadas como la de Lenin, Stalin, y la posterior a este, de su evolución en los derechos de los penados y como va perdiendo fuerza los delitos contrarrevolucionarios hasta prácticamente su desaparición. Me llama la atención los debates acalorados en prácticamente todos los estamentos afectados por la política penitenciaria donde se pensaba muy intensamente en la manera de la reinserción de los penados siendo el bienestar de estos el eje donde giraban todas las preocupaciones de las autoridades soviéticas. El análisis del campo penitenciario es novedoso en Occidente desde el punto de vista objetivo ya que subjetivamente hemos conocido otros de dudosa fiabilidad histórica.
No se esperen un libro que apoya el sistema soviético porque no lo es, es una obra crítica pero destaca avances importantísimos en los derechos sociales de su época limpiando de polvo y paja todos esos datos que durante años hemos oído y que han interferido en el conocimiento de ese continente que es la Unión Soviética.
Para terminar les dejo unos párrafos de la parte de conclusiones y que es altamente interesante:

“Dos errores frecuentes y que deben ser aclarados antes de abordar la cuestión planteada en el título de este capítulo (¿Qué fue el sistema soviético?), han perjudicado y perjudican el debate sobre la URSS. El primero es considerar el anticomunismo como un estudio de la Unión Soviética. El Segundo, consecuencia del primero, consiste en “estanilizar” todo el conjunto de fenómeno soviético como si de un gulag gigantesco se hubiera tratado, de principio a fin.”……”Las vergonzosas maniobras de algunos elementos de la derecha alemana para lavar la imagen de Hitler poniendo en un primer plano la figura de Stalin y sus atrocidades no es sino una consecuencia del uso y del abuso de la historia. En su defensa de los derechos humanos, Occidente ha demostrado una actitud demasiado indulgente para con algunos regímenes al tiempo que se mostraba excesivamente duro con otros (por no hablar de las violaciones de los derechos humanos (que Occidente ha cometido). Esta conducta es nada ayudaba a robustecer su imagen, y mucho menos relacionados de importancia.”

Pues bien queridos lectores les aseguro que si ustedes lo leen no se arrepentirán de la inversión realizada, eso sí, les pido paciencia hasta llegar al final.

1 comentario:

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...