martes, 10 de agosto de 2010

VIENTOS DEL PUEBLO ME LLEVAN



Ando yo un poco sensiblero como diría mi madre y es que este tiempo con vientos saharauis me hacen estar un poco así, raro. Ayer se celebro en un pueblo maravilloso de la Comunidad de Madrid llamado Manzanares El Real el día del “toro con patatas” y no es que coman a este vendito animal con cuernos y todo, no, es que se junta las gentes del pueblo por tarde noche en la plaza del pueblo (del mismo nombre) y se comen un buen plato de patas cocidas con carne hecho por las mujeres del municipio y con la ayuda inestimable del ayuntamiento, que es el que patrocina todo esto en sus ya tradicionales fiestas de verano. Y la verdad me hubiera gustado mucho ir, e invitaciones de mis antiguos compañeros no me han faltado, pero el cadáver está un poco caliente todavía después de mi rara salida de mi anterior trabajo en la administración local, pero el año que viene y después de que se me hagan callo algunas cosas que tengo en mi interior, asistiré en este precioso día festivo que aconsejo a todos ustedes a que se acerquen y disfruten.

Por esta razón y porque no se me va de la cabeza la penosa muerte de Miguel Hernández ese poeta también del pueblo al que tanto quiso y al que tanto compuso con su genialidad innata en las trincheras de la muerte que nos impuso el fascismo, quiero dejarles esta poesía que me ha llegado al alma de mi alocado espíritu. Estos poetas, como son, su verbo se te mete en la médula espinal y ya no hay quien lo suelte formando parte de uno, teniendo la sensación que lo escribimos nosotros, no sé si en esta vida o en la otra, o que alguien ha leído nuestro ADN y ha sacado esta maravillosa armonía dándole sentido a nuestras palabras. Pues algo similar me pasa con Manzanares El Real, este precioso pueblo de Madrid pegado al granito y a su río, que ha sabido encontrarme y ganarme para siempre.

Les dejo la poesía dedicada a todos los vecinos del pueblo en estos días de sus fiestas de verano, que para mí serán inolvidables.



Vientos del pueblo me llevan,
vientos del pueblo me arrastran,
me esparcen el corazón
y me aventan la garganta.

Los bueyes doblan la frente,
impotentemente mansa,
delante de los castigos:
los leones la levantan
y al mismo tiempo castigan
con su clamorosa zarpa.

No soy un de pueblo de bueyes,
que soy de un pueblo que embargan
yacimientos de leones,
desfiladeros de águilas
y cordilleras de toros
con el orgullo en el asta.

Nunca medraron los bueyes
en los páramos de España.
¿Quién habló de echar un yugo
sobre el cuello de esta raza?
¿Quién ha puesto al huracán
jamás ni yugos ni trabas,
ni quién al rayo detuvo
prisionero en una jaula?

Asturianos de braveza,
vascos de piedra blindada,
valencianos de alegría
y castellanos de alma,
labrados como la tierra
y airosos como las alas;
andaluces de relámpagos,
nacidos entre guitarras
y forjados en los yunques
torrenciales de las lágrimas;
extremeños de centeno,
gallegos de lluvia y calma,
catalanes de firmeza,
aragoneses de casta,
murcianos de dinamita
frutalmente propagada,
leoneses, navarros, dueños
del hambre, el sudor y el hacha,
reyes de la minería,
señores de la labranza,
hombres que entre las raíces,
como raíces gallardas,
vais de la vida a la muerte,
vais de la nada a la nada:
yugos os quieren poner
gentes de la hierba mala,
yugos que habéis de dejar
rotos sobre sus espaldas.

Crepúsculo de los bueyes
está despuntando el alba.

Los bueyes mueren vestidos
de humildad y olor de cuadra;
las águilas, los leones
y los toros de arrogancia,
y detrás de ellos, el cielo
ni se enturbia ni se acaba.

La agonía de los bueyes
tiene pequeña la cara,
la del animal varón
toda la creación agranda.

Si me muero, que me muera
con la cabeza muy alta.

Muerto y veinte veces muerto,
la boca contra la grama,
tendré apretados los dientes
y decidida la barba.

Cantando espero a la muerte,
que hay ruiseñores que cantan
encima de los fusiles
y en medio de las batallas.

2 comentarios:

  1. Manzanares es un pueblo abierto que acoge a todo el mundo, en estas fiestas como cualquier otro día del año.
    Todos los visitantes son bien recibidos y más si son de amigos de verdad.
    Te echamos de menos en estas fiestas de verano tan especiales para todos.
    Tus amig@s

    ResponderEliminar
  2. amigo: el Poema de vientos del pueblo de Miguel Hernazdez Gileber es estupendo pero no se SI conoceras uno que se titula los COBARDES,QUE para mi es mas bueno ese se lo dedico a sus compañeros y me gusrtaria que me dijeras si lo conoces, yo de memoria se nada mas que la ultima estrofa y dice si.
    Ocupar los tristes puestos,
    de la triste telaraña
    y barrer con buestras nalgas
    como si fuera una escoba
    la mierda que bais dejando,
    donde poneis buestra planta

    ResponderEliminar

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...