domingo, 29 de agosto de 2010

RUTA PANAMERICANA


Hay cosas que se nos escapan a nuestro corto entender y hay cosas que por su grandeza no somos capaces de imaginar y eso debe de ser porque nuestro cuerpo tiene límites, no es gaseoso, aunque por la costumbres de algunos podríamos decir que sí, y esa frontera con el resto del mundo o del universo nos condiciona en unas ciertas fronteras y a ser “limitados”.
Pues de ese algo tan inmenso podríamos catalogar la RUTA PANAMERICANA, que recorre todo el continente americano, de Alaska a Argentina, con una longitud de nada más y nada menos que 50.000 kilómetros de momento ya que los rusos, antes soviéticos, tienen pensado construir un túnel por el estrecho de Bering que conecte este país con el continente americano.
Como los EEUU es un pueblo sin historia o con una historia muy corta, apenas 200 ó 300 años, y la que tiene es una historia sobre todo bélica de sometimiento a otros pueblos, pues se inventan cosas como estas de las famosas rutas, que no digo yo que no sean interesantes, pero cuando uno no tienen nada cualquier cosa le parece “histórica”. Por esta razón la parte de carretera que le corresponde de la Panamericana la han llamado Higway 101 la cual recorre toda la costa oeste pasando por poblaciones tan importantes como San Francisco, Monterey, Piedras Blancas, Santa Bárbara o Los Ángeles. James Dean que fue uno de esos actores retorcidos e introvertidos perdió la vida en 1955 en esta vía dejándonos sin uno de los grandes de la pantalla y todo por su amor a la velocidad y por ser un tipo en auto destrucción permanente. Como los españoles andamos “evangelizando y culturizando” a los indios americanos a base de espada y arcabuz, para después espiar nuestra culpa y ponernos en paz con Dios, decidimos fundar misiones españolas, que viene a ser lo mismo que hacemos ahora en Líbano con la ONU pero con crucifijo. Fundamos tantas en el siglo XVIII alrededor de 21 por esta zona, que a esta ruta se la conoce como “el camino real” que unía a todas ellas.
Para que se den cuenta de lo que estoy hablando, la Ruta 101 según la revista National Geographic es uno de los 50 destinos que hay que visitar antes de morir.
Pienso algunas veces que para estas grandiosas cosas como la Ruta Panamericana, el Canal de Suez o el de Panamá, el acelerador de partículas que se ha construido y que ahora esta averiado, para gobernar ciudades como Jerusalén y conservarlas (que puede ser consideradas patrimonio de la historia de los seres humanos), la conquista espacial o la investigación científica, debería de haber un gobierno mundial, que podría ser una ONU reformada, que se hiciera cargo de estas grandes cosas de las que sale beneficiado el ser humano y por añadidura todo el planeta. Tendremos que ponernos manos a la obra porque ya se nos está haciendo tarde para esta gran tarea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...