martes, 31 de agosto de 2010

AFGANISTAN


Que sonrojo me produce la cantidad de memeces que estoy oyendo con nuestra participación en la ocupación de un país soberano como Afganistán. ¡De todo oiga! en este gran mercadillo (como el de cualquier pueblo) de las relaciones internacionales justificando lo que hace años era inaceptable por todos los países que hoy ocupan parte del territorio de ese complejo país.
En el diario El Mundo aparece una colaboración de Jesús Cuadrado Bausela que es el portavoz de Defensa del Grupo Parlamentario Socialista y presidente de la delegación española en la asamblea parlamentaria de la OTAN, o sea un político español que le da de comer esta organización criminal a cambio de vender su alma y ser el vocero justificativo de sus actos (el otro día me enteré, fíjense como ando, que estamos en la estructura militar haciendo de mangas capirotes de aquel referéndum trampa de los demócratas del PSOE en donde se nos decía lo contrario, yo no sé si esto se ha aprobado en algún sitio o no, espero que sí). Pues en el artículo que escribe llamado ¿Qué hacemos en Afganistán? lo aprovecha para hacer una arenga (nunca mejor dicho) lacrimógena de lo que aportamos a la ocupación. Dice cosas tan jugosas como estas: “Así que estamos en Afganistán, con un sacrificio humano enorme, al servicio de la seguridad de los afganos y de los españoles”…”En otras palabras, los 37 guardias civiles que forman policías afganos trabajan por nuestra seguridad allí como lo hacen en España”…”Con frecuencia asistimos en España a la identificación de una misión de las Naciones Unidas de imposición de la paz como la de Afganistán con una guerra como, se dice, las de Vietnam, o en su día, la propia guerra de ocupación de la URSS en el mismo país.”…”Cuando a los españoles se les preguntan por este tipo de operaciones siempre se han mostrado partidarios, siempre que se trate de esfuerzos para la construcción de la paz”…. (los compatriotas muertos en acto de guerra) trabajaban para la paz en un mundo tan difícil en el que los terroristas que les han asesinado son capaces de poner bombas contra sus propios vecinos en escuelas a las que acuden niñas”. En este final propio de una ópera de Wagner es cuando se me empezaron a caer las lágrimas de este digno representante de la nueva Cruz Roja Internacional llamada OTAN.
Vamos por partes, me resulta complicado entender, desde mi modesto sueldo de empleado público, si fuera con sueldo de la OTAN lo mismo lo entendería, que los policías allí destinados, concretamente la Guardia Civil, trabajan para mi seguridad estando como están todas las comisarias de este país, vacías. Cuando hable con mi madre tiempo atrás me comento que fue asaltada en Madrid donde gobierna la derecha con sus BESCAM y todo, me escandalicé y le diré a partir de ahora para tranquilizarla que no se preocupe que los que debieran de estar aquí controlando a tanto mangante, están en Afganistán buscando el monedero de mi pobre madre jubilada (así podríamos decir miles de cosas, como la venta cada vez mayor de droga en nuestros parques sin que nadie haga nada, etc.) que lo mismo lo encuentran en alguna de las calles de Kabul. Arreglados van si intentamos exportar los índices de seguridad de aquí a allí.
En un ataque de venirse arriba del todo, y con el corazón roto ante tanto respeto a la opinión de los sufridos ciudadanos (se le olvida la opinión que tenemos los trabajadores de su reforma laboral o la del FMI que lo mismo da) nos dice que somos partidarios de la construcción de la paz y claro, no conozco yo a mucha gente que prefiera la guerra a la paz y si lo que queremos en construir eso tan bonito como la Paz, la Fraternidad etc. lo mismo tenemos que mandarles médicos, enfermeros, ambulancias, hospitales, sangre, lapiceros, pupitres, que se yo, miles de cosas se me ocurren y no tíos armados hasta los dientes que en un primer momento, por lo menos a mí, me causan rechazo y no los quiero ni ver.
Compara esta guerra con otras como Vietnam o la de “ocupación de la URSS” no dándose cuenta que con su artículo precisamente lo que hace es justificar la invasión soviética porque, qué casualidad, la otra organización criminal el PACTO DE VARSOVIA justificó la intervención para lo mismo que la OTAN está haciendo ahora. La única diferencia, y que puede ser fundamental para alguno de ustedes, es que la ONU no la autorizó, pero contaban con la petición del gobierno de la época de Afganistán de intervención del ejército soviético. Pero ante esta diferencia otra fundamental, en aquella guerra quien armaba y les daba apoyo logístico a los “luchadores de la libertad” (los muyahidines antepasados de los talibán) eran los EEUU mientras que ahora no sucede eso.
Jesús Cuadrado debe de haber sido un tipo aplicado en los cursos de formación de la OTAN, donde te dicen por ejemplo que un asesinato en masa son daños colaterales o que un colegio lleno de niños es un objetivo militar, y yo creo que de los mejores notas de su promoción con “todos los gastos pagados por las empresas armamentísticas” ya que el final de su artículo utiliza a la infancia, concretamente de una niña que va solita a un colegio, para justificar nuestra presencia olvidándose de las matanzas cometidas a la población civil por la OTAN donde también había niñas como la suya o la mía que acudían al viejo colegio cada mañana para aprender, para saber, para entender el mundo que ya nunca verán porque sus vidas han sido segadas en la más tierna infancia por un asesino sin escrúpulos, con odio, sabiendo como sabe que no sería capaz de mirarla a los ojos y decirla que será sacrificada para parar al los terroristas en la que ella es un simple peón, un peón prescindible y mártir por la causa occidental de la libertad (ven que fácil, y les prometo que de momento no he acudido a ningún curso de formación para los nuevos cachorros de la OTAN).
Dios bendiga España

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...