jueves, 17 de junio de 2010

CAPRI


Hace mucho tiempo que no escribo sobre alguna película y lo echo un poco de menos ya que es un arte que me cautiva y me roba el alma. Yo creo que en esto del celuloide cualquier tiempo pasado fue mejor y esto me ha empujado ha solo comprar cine clásico el que considero muy superior al actual salvo rarísimas excepciones.
Hoy les traigo una película de 1960 llamada CAPRI y ustedes que son muy relistos, muy leídos y escribidos, saben que se trata de esa isla italiana que hace las delicia de los que la visitan, que está pegadita a Nápoles y en el mismísimo Mar Tirreno. Pues bien, este fue el decorado utilizado para esta maravillosa cinta en la que trabajan nada más y nada menos que Clark Gable, Sophia Loren y Vittorio De Sica, tres toros tres de la escena de esos años que encajan bien en los papeles menos uno de ellos que no me termina de convencer. Y hablo del galán Clark Gable para mí un poco fuera del papel, forzado en la representación y muy entradito en años para las escenas amorosas con la increíble Sophia Loren. Aquellos que la hayan visto sabrán de lo que hablo ya que no le termino ver del todo cómodo con este papel en color y con esta comedia romántica más moderna, que a las interpretaciones del cine antiguo a la que él estaba acostumbrado. En cuanto a Sophia, mí Sophia Loren, nada que objetar, tan jovencita, tan enamoradiza que me encandila desde la primera imagen a la última. Preciosa en las interpretaciones musicales con una simpatía en los gestos de su cara que aun potencia más su belleza. Creo que esta fue la consagración de esta actriz para el cine de Hollywood. Y mi Vittorio, un genio nacido para esto de la interpretación. Le da la solera, el tempo y la gracia italiana a esta producción norteamericana. No se pierdan la escena cuando está en el juicio por la custodia del niño, sus gestos, sus movimientos por el plató, vamos un monstruo de esto.
Se me ha olvidado de contarles de que va. Pues resulta que un norteamericano con mucha pasta, como todos los que viajaban a la vieja Europa, se quiere hacer cargo de un hijo de su hermano el cual había muerto cautivo de la alegría y de la forma de vida italiana. No tenía intención de tardar mucho en la “transacción” pero aparece la tía de la criatura y la cosa se complica no solo en lo legal, también en lo emocional. Y en esto transcurre la historia o argumento de la película, pero como hemos insinuado antes, en este paraje excepcional para estas cosas del amor como es Capri.
Me gustan muchísimo los paisajes isleños, todos de ellos turísticos, la vida italiana, sus gentes con sus costumbres, sus calles y plazas. Esta última ruidosa, de fiesta y llena de un gentío admirable. En cuanto al turismo, preciosa la gruta azul donde viven el momento bucólico por excelencia, acompañado por el barquero con canciones italianas que a cualquiera que tenga cuarto y mitad de corazón se le debe de poner la carne de gallina.
No se pierdan el inicio cuando aparecen imágenes de Nápoles en publirreportaje dignas de admirar y que aparece la ciudad tal y como era en 1960. Como curiosidad en la escena en la que el abogado hablando con su cliente y aquel no deja de mirar a las chicas guapas y todas ellas turistas, aparecen en la plaza que hemos hablado antes, unas sombrillas con la marca CARPANO, que por lo visto es uno de los mejores vermut del mundo y casualmente lleva el nombre del creador de esta bebida. Y para los perfeccionistas el nombre original es IT STARTED IN NAPOLES, que traducido según los conocimientos de mi hija es más o menos, SUCEDIÓ EN NAPOLES.
Les invito como siempre al cine, al cine de verdad libre de ordenadores y como regalo les dejo a mí Sophia Loren con el tema TU VUO FA L´AMERICANO de la mismísima película, pero luego me la devuelven por favor que no puedo pasar un segundo sin ella.


Justificar a ambos lados

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...