miércoles, 12 de mayo de 2010

SUS VOY ACRUGIR VIVIVIVOS


Sus voy acrugir vivos.
Sus voy asacar las tripas y las voy ameter en un canasto.
Sus voy aescamochar.

(Resumen de las palabra pronunciadas por Zapatero en sus comparecencia en el Parlamento antes perteneciente al pueblo español)

Dolorosas, muy dolorosas han sido las medidas que el Gobierno de España va a aplicar a los sectores más desfavorecidos, como los pensionistas y mileuristas funcionarios, en espera de otras que están al caer al sector privado de este país. Es un golpe de estado a nuestros derechos, es decir, a los derechos de tener una vida digna o a los derechos humanos de todos nosotros siendo este el mayor ataque recibido a los trabajadores desde que Paco el Genocida tristemente nos dejó. Viene de un partido llamado Socialista y Obrero que dice representar a la izquierda, pero a la izquierda de la extrema derecha, aplaudida también por las dos grandes centrales sindicales la de izquierda, El Fondo Monetario Internacional y la CEOE los cuales y en un conclave secreto, se están fumando grandes puros entre risas y regodeos varios.
A qué viene este comentario se preguntaran ustedes, a que el gobierno ha decidido rebajar en un cinco por ciento el salarios de los empleados públicos (ellos solo el 15 y ningún solo derecho de la clase política recortado), a terminar con el cheque bebe y a congelar las pensiones de nuestros ricachones jubilados, entre ellos mi madre con un salario de 750 euros. Esto se une a la subida del IRPF, a la subida de dos puntos del IVA y a la subida del precio de los productos de primera necesidad. Recortes presupuestarios en educación, sanidad y en la Ley de Dependencia, si esto no es Grecia, las medidas que se están tomando son como si lo fuera.
Trabajadores del sector privado muy indeseables, están muy contentos con estas medidas, ya que la culpa de esta crisis mundial la tiene mi querido amigo Enrique que es cartero rural en un pueblo de Ávila con un salario de 1000 euros que ha hecho estremecerse a todas las bolsas mundiales al ocurrírsele pedir un aumento de sueldo en su oficina del 1 por ciento y es desde nuestro punto de vista neoconservador, un indecente, millonario en privilegios y con un menos insultante, empleo fijo. “Yo acuso”, como diría Serrano Suñer y que sus herederos del gobierno bien ha sabido culpabilizar a los empleados públicos de todo esto de la crisis a sus trabajadores, a nuestros trabajadores del sector público de todos los desmanes cometidos por los mercados.
Pero no, no se froten las manos el resto, que a ellos también les va a tocar y si no esperen a cuando el Gobierno por decreto haga la reforma laboral, porque ¿Quién le va a decir ahora a los de la CEOE que no bajen los salarios a los trabajadores cuando Zapatero lo ha hecho con todos los empleados públicos? ¿Quien le va a decir a estos pájaros que no recorten los derechos sociales en sus empresas? ¿El gobierno? ¡JA!
Ahora viene la segunda parte, la de los estómagos agradecidos militantes del PSOE o a empresarios afines con buenas cuentas corrientes, los cuales y en estos días, los veremos evangelizando con la buena nueva de que esto es “bueno” para nosotros. ¡Incluso Bono! se unirá a este coro para defender su fortuna turbiamente conseguida, a la que no le ha tocado ningún recorte disfrazado en algún impuesto. Porque hemos oído los sacrificios de nuestra parte ¿Y los de la otra? Yo no he oído nada ¿y ustedes?
Ante este ataque hay que reaccionar, se debe convocar una huelga general ya, parece ser que CCOO no la descarta. Pero mientras esto llega nosotros como ciudadanos podemos hacer algo, me refiero a los empleados públicos:
Primero, dejar de consumir, comprar solo lo que sea necesario y así se darán cuenta que gracias a nosotros hay un nivel de consumo mínimo.
Segundo, no hacer la declaración de la renta si esta no sale a pagar, si nos pillan pagamos en 20 por ciento, pero puede pasar que pasen los cinco años en que todo esto prescribe.
Tercero, trabajar nuestro horario única y exclusivamente, y ciñéndonos solo a lo que nuestra categoría profesional dice. Si es posible reducir un cinco por ciento nuestra actividad.
Cuarto, aprovechar las cuestas abajo y poner el punto muerto, de esta manera el estado dejará de recaudar unos cuanto millones de euros en el impuesto sobre la gasolina.
Quinto, no volver a votarles, que los de comer su padre y que esta panda de vagos vuelvan a sus estupendos trabajos.
Seguro que alguno de ustedes se les ocurre otras medidas.
Entre el gasto que no se ha reducido ha sido o va a ser el militar. Seguimos manteniendo nuestras tropas imperialistas por todo el mundo. Incluso hoy, y después de la denuncia realizada por la Cruz Roja Internacional que ha dicho que nuestros aliados los EEUU, mantienen una cárcel secreta en Afganistán donde se tortura y que seguramente aportaremos dinero para su mantenimiento.
Otro día continuaremos con esto que hay mas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...