miércoles, 23 de diciembre de 2009

REFORMAS ESTRUCTURALES




Estamos muertos de miedo, eso es la verdad y cuando digo muertos de miedo me refiero a los trabajadores. La situación económica que nos quieren hacer ver de los brotes verdes a nivel europeo es todo una gran mentira. El que de vez en cuando lea alguna vez algún diario económico se dará cuenta que una cosa es lo que nos dicen lo políticos mentirosos (ya hemos visto lo mentirosos que son en la cumbre del clima y a las cosas hay que llamarlas por su nombre) y otras los expertos en el tema, aunque en estos últimos los intereses son muy distintos a los otros, pero mucha de veces coinciden. La noticia es que GRECIA está en bancarrota y ha engañado en sus números a las oficinas europeas que se encargan de estas cosas (la mentira otra vez, como lo hacen todos los gobiernos y si no acuérdense de la entrada del EURO y la subida del IPC en España). De España, Portugal e Irlanda también se habla pero con menor intensidad sobre su posible bancarrota. Y ¿qué ocurrirá si Grecia cae? Que toda la economía europea se irá al garete y caerá como el gigantesco dominó que pusieron para conmemorar los 20 años de la CAIDA DEL MURO DE BERLÍN. Las consecuencias pueden ser desastrosas para los trabajadores, ya que los ajustes se harán en nuestras costillas y todas las orgias de las que han disfrutado nuestros ricachones o políticos nos tocará pagarla a nosotros. Ya se alzan voces en España de que hay que hacer una dura reforma laboral por parte de la derecha de todo tipo, pero lo que me preocupa es que los defensores del capitalismo con rostro humano, o mercado de rostro humano, situados a la izquierda ya empiezan a hablar en la misma dirección con pequeñas matizaciones. Desde estos sectores también se no acusa de haber participado en todo esto del milagro económico, con subida de sueldos desmesurados, con la subida de los costes laborales por parte de las empresas, por la facilidad que los fagocitadores bancos nos daban créditos hasta para comprar un kilo de lechugas y por un millón de sandeces que oímos a diario. Pues bien eso es una gran mentira que quieren convertir en verdad, por eso este fin de semana el diario PÚBLICO, en sus consejo editorial JOSÉ MANUEL NAREDO ha puesto los puntos sobre las íes en esto de la economía y la gran mentira que están construyendo entre políticos de distinto pelaje y empresarios sin escrúpulos para hacernos creer que la culpa es nuestra. Lean atentamente este articulo y verán que gratas sorpresas nos depara.

JOSÉ MANUEL NAREDO

LAS REFORMAS SILENCIADAS

En los últimos tiempos hemos oído que la economía española necesita reformas estructurales que la ayuden a salir de la crisis. Pero cuando ese clamor favorable a las reformas se concreta, sólo una acostumbra a proclamarse con unanimidad: la reforma del mercado de trabajo. Atendiendo a las noticias de prensa, esta fue la principal recomendación que hizo el presidente del Banco Central Europeo en su visita a España, remachada, además, por el gobernador del Banco de España y el presidente de la patronal. Parece como si se trataran de ocultar las más graves irresponsabilidades y debilidades empresariales, financieras o inmobiliarias que provocaron la crisis mirando para otro lado, hacia ese chivo expiatorio del mercado de trabajo.
Merece la pena recordar que el salario medio y el coste laboral por hora trabajada se sitúan en España muy por debajo, no ya de la media de la UE de los 15, sino también de la media de la UE ampliada de los 27 países. Porque la evolución de los salarios en España arrastra todavía la enorme pérdida de poder adquisitivo que sufrieron con la inflación y la represión de la posguerra, que se recuperó durante el tardo-franquismo, para moderarse de nuevo con los pactos de la democracia y con el reciente aumento del trabajo precario. Por lo tanto, puestos a buscar responsabilidades, no son los modestos costes salariales los que han venido lastrando la competitividad y haciendo tan deficitaria la balanza comercial en nuestro país, sino la escasa productividad y vocación exportadora de las empresas. En este contexto –y con una tasa de paro que dobla a la de los países de nuestro entorno– parece una broma de mal gusto hablar de que hay que flexibilizar el mercado de trabajo, abaratar el despido o desvincular la evolución de los salarios de la del coste de la vida, para hacer que el coste laboral caiga todavía más por debajo de la media europea a la vez que se da rienda suelta a las inversiones especulativas y/o improductivas engrasadas con dinero público, atentando contra la convergencia de ingresos y la cohesión social.
En suma, que se habla de reforma laboral pero se silencia lo que de verdad motiva la baja productividad y capacidad exportadora de la economía española. Pues se hace la vista gorda sobre la responsabilidad que tiene el contexto socio-institucional que ha venido primando operaciones especulativas y “pelotazos inmobiliarios” y, como consecuencia, un empresariado más preocupado de cuidar sus relaciones que de orientar bien sus inversiones hacia la eficiencia de los procesos y la calidad de los productos. El propio presidente de la patronal viene a ejemplificar este tipo de empresariado cuyo éxito pecuniario no es fruto de producciones, sino de relaciones que facilitan pingües operaciones, privatizaciones y contratas que poco tienen que ver con la épica del “empresario innovador”, la competitividad y las mejoras.
Mientras tanto, se silencian las reformas pendientes de la economía española que van, desde las relacionadas con esos dos protagonistas de la crisis que son el ladrillo y las finanzas… hasta las ligadas a la agricultura, el agua o el territorio.
José Manuel Naredo es economista y estadístico

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...