martes, 1 de diciembre de 2009

CINEMA PARADISO




20 años después de ser estrenada (últimamente escribo sobre todo lo que sucedió hace 20 años) por fin he visto la película CINEMA PARADISO, y a estas alturas del siglo me pregunto si seré el único que ha realizado tal cosa. Pues que quieren que les cuente de este film, empezando porque es maravillosa, entrañable y preciosa, recibiendo todos los galardones de la época (Oscar, Globo de Oro etc.) en un justo reconocimiento a esta obra de arte. Yo siempre me he resistido a visionarla porque a mi estas cosas me ponen muy melancólico y ya saben los que tengan unos añitos de más, que cuando llegas a cierta edad los recuerdos vienen más a menudo a nuestras mentes pensando en lo que hemos dejado atrás y toda la inocencia que hemos perdido por culpa de los años. La peli va de lo que supone para un pueblo pequeño algo como un cine, todo el ocio gira en torno a el y en el se suceden no solo las historias que cuenta la gran pantalla, también las historias que les suceden de manera fugaz a cada uno de ellos. También vemos reflejados en sus bancos las diferencia sociales presentes en la Italia de aquella época. Pero la verdadera historia se centra en la relación de un niño con el técnico de proyección del CINEMA PARADISO en su dilatada vida unida a este local. Y así me ocurre, irremediablemente mis pensamientos al terminar la misma se marcharon al pueblo de mi infancia Sotillo de la Adrada en la provincia de Ávila donde había dos cines que se turnaban en sus proyecciones para no entrar en competencia directa y perder dinero los dos, el capitalismo de nuevo cuño tardo unos años en calar en las gentes del Valle del Tiétar afortunadamente. No es que se pareciera al cine de la película físicamente, tampoco representaba socialmente lo que supuso el de la misma, yo ya llegue tarde a esa parte de la historia verdadera donde el cine era la forma de salir de pueblo y ver otras formas de vida. Cuando me deslumbré con la gran pantalla y sus historias sus principales clientes eran los jóvenes, siendo el único momento de estar a solas con sus parejas y nosotros los niños, con el cual soñábamos como si fuéramos los protagonistas besando a la bella actriz que tocaba en ese momento. Les aseguro que era una bonita forma de pasar una tarde noche de los domingos de invierno, antes de empezar el jodio lunes en el colegio. Curiosamente ese día lo utilizábamos entre otras cosas, para comentar la película de la jornada anterior. ¡No habré visto títulos dedicados al cine de terror!, que por aquella época me encantaba, y sobre todo títulos dedicados a DRACULA (el bueno no los posteriores). Otra cosa muy distinta era el cine de verano, donde se podía fumar, comer pipas y disfrutabas de los últimos estrenos de ese invierno acompañado claro esta de una chica siempre que esto se podía, que era de pascuas a ramos. Ya con esto de la transición y la desaparición de la censura pudimos ver películas “subiditas de tono” como LA LOZANA ANDALUZA, quedándome solo en mi recuerdo las escenas de baño de una buena mujer de anchas cadenas y no menos pechos que hacia las delicias del respetable, me refiero al género masculino ya que al femenino alguna que otra envidia se le debería pasar por la cabeza ya que los hombre me imagino que babearían de forma brusca al ver esas cosas tan “deliciosas” en una pantalla gigante y desde ese preciso instante se convertiría para más de uno, en la mujer de sus sueños.
Pero volviendo a CINEMA PARADISO, no se la pierdan, les juro por Snoopy que no se van a arrepentir de disfrutar un momento entrañable y de poder ver buen cine no hecho en los EEUU, con no mucho presupuesto pero con el oficio que tienen los actores italianos.
Para terminar me quedo con las palabras de Umbral el cual hace un pequeños comentario en el reverso de la caratula del CD diciendo de ella “que es el mejor homenaje a la historia del cine que se le puede hacer, lejos del cine de Hollywood”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...