miércoles, 25 de noviembre de 2009

HIPERTENSION



Ummmmmmmmmmmmmmm, (ojos cerrados y descargando la mente hacia mundos diminutos, tan pequeños como el origen del cosmos y del ser humano -así durante media hora que me dura el relax-). Esta es la terapia que utilizo para bajarme la tensión arterial y en esta hora exacta de la historia es cuando más la necesito ya que ayer fui a pasar mi ITV particular y resulta que tengo casi ¡10! de mínima y 13 de máxima, toda una bomba de relojería para mis duras arterias y venas. Necesito urgentemente unas vacaciones pagadas por el Estado en Bahamas para dedicarme a la vida contemplativa y pensar cuantos granos de arena tiene la playa donde estirare mi toalla y pondré mi parabólica sombrilla para taparme de los rayos de la estrella más cercana. El martes que viene otra vez pasaré por el suplicio de un aparato me aprieta el brazo (esto me pone de una leche, acuérdense de sus tiempos mozos cuando alguien te cogía del brazo y te apretaba de esta manera se ganaba un buen bofetón en toda la cara) y que su pitido de tetera me haga subirme por la paredes de la consulta sacándome de mi letargo permanente a golpe de silbato. ¿Qué necesidad tengo yo de oírme mis propios latidos de corazón? Podrían quitar el dichosito ruido el cual termina siempre en un sonido sin interrupciones como si uno se hubiera muerto. Pero para los que tenemos esta enfermedad crónica o para aquellos que la conocen un poco, saben que múltiples factores influyen en ella, como los nervios, una mala situación laboral, familiar o de cualquier índole, una mala alimentación, y como yo no tengo la culpa de mi alta tensión ya que soy un paciente que hasta mi propio médico dice que soy ejemplar (van a estudiar mi caso en las mejores facultades de medicina del mundo, sin olvidarse la utilidad que tiene también en las facultades de veterinaria más que nada por lo que dicen que nuestra construcción molecular y el ADN ese dichoso es parecido al del cerdo, hay mucha gente que incluso físicamente son clavados y otros huelen como ellos) creo que son factores externos a mí sabiendo cual es la causa de todos mis males. Este fin de semana se ha organizado por parte del PSOE una cosa muy rara entre fiesta del partido, mitin, o entrega de unos premios de cine o incluso parecido al programa de la Isabel Gemio ese que te llevaban a alguien famoso y he pensado tanto en esto que la tensión se me ha disparado. Creo que ser de izquierdas es no hacer lo mismo que los horteras de la derecha entre otras cosas más importantes porque digo yo, que tendrá que ver los ministros paseando por una alfombra roja, con unos presentadores-animadores como si fuera un partido de baloncesto con un obrero en la provincia de Jaén que está echando asfalto en pleno mes de Julio. Pues nada, y en eso se está convirtiendo la política de unos pocos por un lado y la mayoría jodidos por otro. Ahora entienden como me sube la tensión ¿verdad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina que es gratis y libre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...