jueves, 26 de mayo de 2016

#VENEZUELA



@lecorbusier2

Que raro es todo esto de la democracia. Resulta, fíjense ustedes, que Venezuela es un país que según nos cuentan los medios, lo medios de falsimedia claro, no hay democracia y que es una dura, durisima dictadura y resulta que dejan entrar, hablar y moverse libremente a Albert Rivera apoyando sin fisuras a la oposición y este mismo muchacho al referirse al franquismo, que por cierto ni condena, habla de el como del pasado en tono despreciativo a aquellos que le preguntan. Rara democracia  esta, que permite que miembros importantes de exgobiernos referirse al franquismo como época de gran placidez, y que al referirse a Venezuela hablen de una dictadura cruel y sanguinaria.  Es como si Merker dijera que en tiempos de III Reich se vivía plácidamente. 
Y digo yo, ¿no nos estarán tomando el pelo como siempre?

martes, 24 de mayo de 2016

OTEGI vs PIO MOA





Hay una cosa que no termino de entender. Resulta que es un escandalo que Otegi se le pasee por todos los sitios, algo que por cierto,  no logro llegar a entender porque a mi me chirría este tipo que justifico la lucha armada, pero que Pio Moa, terrorista del GRAPO, la derecha que va desde el centro hasta la extrema, le pasee sin ningún tipo de escrúpulo como un santón es algo que también me repugna. ¿deberían de ser los patriotas españoles tan escrupulosos como yo?

miércoles, 18 de mayo de 2016

LAS MATEMÁTICAS Y YO

PARTE 1, 2





@lecorbusier2

PARTE 1

Las matemáticas y yo es algo que empieza en lo exotérico y termina en el esperpento ya que nunca nos hemos llevado nada bien. Desde muy temprana edad las matemáticas a parte de resultarme inútiles para las funciones vitales de “una persona humana” porque  no las necesitamos para nacer, crecer, reproducirnos como locos y morir, siempre me han parecido cosa de nigromantes, brujos, futurólogos y gentes de mal vivir o de vivir en el lado oscuro de las cosas, luego me di cuenta que no porque aunque sea solo para ver que en la nómina mensual que los obreros, que cobramos por vender nuestra fuerza del trabajo, es necesaria para que el patrón, siempre pendiente de donde arañar al obrero para comprarse un mejor Audi, no te tangue o no lo haga en exceso.

De mi etapa escolar temprana recuerdo bien poco del mundo de los números. Algo ocurrió en mi interior para que el cerebro no lo considerara importante y permitiera que este se empapara  con cosas de la biología como atrapar moscar y cortarla las alas para poder apreciar sus reacciones. Vagamente vienen a mi destellos de un pasado, allá por segundo o tercero de la EGB, donde mi querido profesor Don Fausto nos ponía dos cuentas diarias más un dictado en toda nuestra jornada escolar, y recuerdo que yo no daba una ni en  las cuentas ni en el dictado porque que ya a esa edad yo militaba en el mundo del perezoso que como saben es un oso de movimientos lentos y cuya actividad diaria es dormir. Seguramente a diferencia de él que tendrá más pulsaciones de corazón, de mí se decía que solo tenía una al día.

PARTE 2

Después de este primer enfrentamiento con los números de lo que solo recuerdo esto que les he contado, ya pasó así como el que no quiere la cosa al primer de BUP, mi sacrosanto curso por mi tan querido. Y aquí, junto con mis compañeros machos asilvestrados, que éramos todos, siempre asocio las matemáticas a la profesora conocida como Mariló.
Diré de ella que era una profesora muy seria, como en el mundo científico en general, de unos 45 años, rubia teñida, amplias caderas, y medias de rejilla. Para explicarles mejor que sensación provocaba en nosotros los cabestros púberes, nada mejor que una canción del viejo grupo TOPO: “cada movimiento suyo en un murmullo”, pero esto es lo de menos porque lo importante era su manera de afrontar la clase, es decir, la forma de no afrontarla ya que ella llegaba daba los buenos días y nos llenaba la pizarra de números, a lo que yo con bueno modales levantaba la mano y después de diez minutos con ella levantada que parecía más un pretor romano, me atendía gustosamente, o no, esto ya no lo recuerdo.

-Senorita, disculpe que la moleste en esta disertación matemática, pero me he perdido desde que usted ha puesto la fecha en al ángulo derecho del encerado (antes cuando Franco a la pizarra se la llamaba así, ahora creo que la llaman vileda y pizarra digital).
- Vamos a ver Juan, porque usted se llama así creo. (no tenía ni idea porque jamás se había dado la vuelta de la pizarra o encerado desde el mes de clase que llevamos) ¿usted donde estudió exactamente?
-Pos yo (el pos era como el idioma Catalán de la zona donde me crié) en el colegio nacional mixto de mi pueblo (y cuando digo mixto no piensen en una loncha de queso y de jamón de york en dos rebanadas de pan. He de aclararles que cuando yo empecé la tortura de estudio nos dividían entre chicos y chicas y después en un ataque  de modernidad educativa esto cambió y los colegios adoptaban ese nombre para advertir a los padres que eso era lo más parecido a Sodoma y Gomorra debe ser).
-¿Y allí le enseñaron digo yo, a contar gallinas y a restar aquellas que se mueren, o ese día estaba con la rubeola?
-Pues mire señorita (me estaba tocando las narices esta pija de pelotas) no contaba gallinas porque mi padre no tenía gallinas que si las hubiera tenido no me habría hecho falta estudiar porque ya tendría un el oficio, de gallinero, para ganarme mi pan y el de mi prole. Pero vamos senorita yo no habré aprendido a contar gallinas peor usted en los día de clase de  urbanidad (que no de urbanismo. No confundir con los cleptómanos que nos han esquilmado los recursos en áreas municipales dedicados a especular con la vivienda) seguramente estaba comprándose ya medias de rejilla que parece usted mas que una profesora una pescadora.


La hemos jodido, pensé yo para mis adentros, otra que como el resto de la plantilla del profesorado, me va a coger manía. Y efectivamente así fue:

CONTINUARÁ...... 

domingo, 15 de mayo de 2016

¿Y SI A LA LUNA HUBIERAMOS IDO LOS ESPAÑOLES PRIMERO?


PARTE 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 y 10

@lecorbusier2



PARTE 1

Vamos a hacer esa comparativa desde el punto de vista del humor, para saber cómo hubiera sido ese primer viaje de un ser humano a la luna si este hubiera sido español.

Me sitúo en el pasado, allá por 1969, y quiero que ustedes lo hagan para colocarse exactamente en el contexto de aquel hito importantísimo para la humanidad (yo soy de los escépticos) y recuerden aquel cohete Apolo, plateado, con sus anagramas bien colocados, su puesto de mando, sus torretas pegadas al cacharro ese, todo impoluto, el césped cortado para la ocasión, los trabajadores enfundados en sus monos y los ingenieros en mangas de camisa con corbata. Ahora imagínense los tres astronautas con sus mega trajes blanco nuclear, sus cascos limpísimos, con su sonrisa entrenada tanto o más que los manejos del modulo lunar, con sus banderitas en el hombro y las insignias de la misión. Qué bonito todo, que puesta en escena, que manera de moverse todo el mundo. Que nostalgia me está entrando y eso que yo solo tenía 6 añitos y toda una vida por delante para soñar con estos viajes imposibles. Luego el viaje fue irme a Cullera con mi tía unas vacaciones, pero los sueños no nos los quitaba nadie.


Ahora nos imaginamos como sería el proyecto español porque en esa época éramos figuradamente, la primera potencia mundial y estelar. 


PARTE 2

Año 1969 en Cabo Parla (Parla – Madrid) se sitúa el cohete español que lanzará a tres patriotas a la Luna. Está situado en un secarral lleno de rastrojos que no han visto el agua desde el Diluvio Universal, secarral por otra parte que muchos años después formará parte de la trama Gurtel y la especulación inmobiliaria del PP. La flamante nave llamada “Castañuela” en honor a nuestra cultura popular (y que no teníamos otro nombra para echar mano) estaba fabricada por la colaboración de la SEAT, RENAULT y CITROEN lo cuales fabricaron una parte de esta maravillosa nave.
SEAT se encargo de la propulsión con gasolina normal ya que hacerlo con súper añadía un sobre coste al proyecto insoportable. El motor estaba compuesto por dos motores del SEAT 1430 con dos carburadores de doble cuerpo WEBER con un empuje en toneladas de… bueno no se calculó porque no había nadie para hacerlo porque el que sabía de estas cosas estaba de baja.
RENAULT realizo los revestimientos del cohete con la chapa, o similar a esta, de un R4 conocido como cuatro latas, por su ligereza y ductilidad de la chapa en caso de colisiones.

CITROEN se comprometió a ensamblar los amortiguadores del conocido 2CW, dos caballos, los cuales permitía que si el cohete terminaba en una grieta lunar por los cálculos erróneos de algún técnico electricista con FP II, y se pudiera salvar el desnivel. 


PARTE 3

El traje espacial estuvo diseñado íntegramente en España por “sastrerías Conchi” que fue la que saco las sisas a los tres miembros de la expedición, les cogió el dobladillo y les puso botones dorados porque esto iba a salir en la TV. Dejo algo para que los astronautas pudiera “personalizar” su traje con motivos o escudos que ellos quisieran. Es importantísimo el casco y el oxigeno que fue realizado con coste cero para las arcas públicas por GASEOSA LA PITUSA, pero que a cambio de esta importantísima aportación la AGENCIA ESPACIAL DE HISPANIA se comprometía a llevar en un lateral de la nave un anuncio publicitario de la marca y el número de teléfono de distribuidor en la zona de Parla.

Y claro había que ponerle nombre a los astronautas españoles a semejanza del resto del mundo; los americanos, que estaban pisándonos los talones, se llamaban astronautas, los soviéticos que también lo estaban con ganas de adelantarnos en la carrera espacial por la culpa de Carrillo que había contado secretos militares a los soviéticos, se llamaban cosmonautas, y nosotros para darle ese sabor patrio, es decir de aquí, dándonos la clave Carmen la mujer de la limpieza de la cuarta planta (oportunidades espaciales), les llamaríamos “botijonautas” en honor a ese gran invento español. 


PARTE 4

Los tres hombres elegidos para la gloria entre un elenco de patriotas fueron: Anselmo, Antonio y José que a continuación les voy a describir:

Anselmo era todo un patriota, no tenía oficio conocido pero tenías unas gónadas a la hora de hacer cualquier cosa por encima de otro ser humano. Era el comandante de la misión porque cuando se cabreaba siempre amenazaba diciendo: “me voy a cagar en mi puta calavera” y esto imponía. Su patriotismo le viene porque estuvo dos años en el Primer Tercio de la Legión Juan de Austria de Melilla donde fue cabo furriel. En cuanto a su uniforme a demás de llevar los galones de comandante se hizo bordar el escudo del Atlético de Madrid, su atleti, al lado del corazón y la leyenda que dice: “una pasión, una ilusión”. Si por el hubiera sido se presenta en la luna sin oxigeno “porque huevos le faltaban a él para que una bola de queso le parara” pero los técnicos después de duras negociaciones le convencieron diciéndole que aunque tuviera los huevos más gordos del mundo moriría por la falta de oxigeno, so melón.

Antonio es de Castro Urdiales (Cantabria), bruto a más no poder, y ligón también. Toda la vida su profesión ha sido mecánico electricista y se le seleccionó por sus conocimientos en electricidad y mecánica eléctrica. Hay que explicar que los tres elegidos tienen un mismo perfil psicológico, es decir brutos, porque en las condiciones del programa una persona normal no hubiera ido. Antonio no se personalizo el traje espacial porque él con llevar puesta la camiseta de su peña el día que la TV enchufara en directo tenía bastante, peña por otra parte que se llamaba “la bota borracha”


José era del mismo centro de Badajoz y camionero de profesión. Fue seleccionado por su conocimiento de mecánica del automóvil y porque al llegar a la Luna este no bajaría del módulo de mando encargándose de cambiar el aceite a los motores, retocar los platinos del delco, el disimendi y la junta de la trócola. También muy bruto pero muy cariñoso con sus compañeros. Tenía también conocimientos de cocina porque sus padres regentaron el bar Manolo en el mismo centro de Badajoz, dando menús a  6 pesetas de aquella época y con el café incluido. Él tampoco quiso personalizar el traje espacial, pero pidió llevar una bellota de plata colgada en el cuello con la imagen de la Virgen de Guadalupe, a lo que el alto mando de Cabo Parla accedió. 


PARTE 5


Y llegó el día, todo previsto para el lanzamiento y ya enfilaban por el camino de zahorra al propulsor que pusiera por primera vez un ser humano en la Luna y por primera vez un español haciendo algo interesante para la humanidad que no fueran sevillanas, vino o Curro Jiménez. Al bajarse de la furgoneta gris claro marca DKW (fundadora de Audi) recibieron el cariño del equipo de tierra que estaba ultimando ya los preparativos para la hora 0. Allí estaban una pareja de la Guardia Civil en misiones de vigilancia, un tío que no sabía nadie quien era y que nadie absolutamente nadie le pidió la documentación, el representante de Parla de la marca de gaseosas La Pitusa con su cuñado que quería ser parte de este momento histórico, y muchas más personas entre jardineros, electricistas, fontaneros y el del chiringuito de los bocatas en la entrada de la instalación. 


PARTE 6

Con paso pausado entraron ya en la picota, es decir, en la capsula, donde se sentaron y fueron asistidos para poder ponerse los cinturones de seguridad. Si hiciéramos una foto a dicha capsula veríamos a los tres astronautas como tres monos sentados, dos cajas de Mahou al fondo, un calendario de “Talleres Rodríguez” de chapa y pintura del automóvil con una mujerona morenaza insinuando curvas, ¡y qué curvas! decía siempre Anselmo mientras pasaba la mano por la fotografía. Y como no, colgado del espejo retrovisor una medallita de la Virgen del Pilar cedida por la archicofradía de los seguidores de ella afincados en Zaragoza. Para no aburrirse mientras se llega y no se llega, diez cintas de casete de los grandes éxitos de Manolo Escobar, El Fari, y Cecilia.
Se procede a “ignicionar” aquellos peazo motores SEAT y José el camionero pensando para sus adentros (pensar para sus afueras es hablar para nadie y hubieran “pensado” que estaba loco) que había que darle más al estarter para que aquello bufara.

El viaje se les pasó volando cuando, como el que no quiere la cosa, estaban ya en la órbita lunar y no es para menos porque aguantar a Anselmo con su Atleti durante horas, con lo llorones que son sus seguidores, da para muchas horas de diálogos unidireccionales porque los otros dos entre las estrofas de El Fari se había quedado dormidos. 


PARTE 7

Total se poso aquello como pudo, es decir, de mala manera, lo cual hizo que tuvieran que calzar una la patas con unas rasillas aquel chisme.
Se abrió la puerta con parsimonia y el primero en bajar muy lentamente fue el comandante de la misión Anselmo, que nada mas asomarse aquella puerta y otear el horizonte fue estirarse, arrascarse el escroto y bajar muy poquito a poco. Desde el control de tierra iniciaron el diálogo porque al bruto de Anselmo se le había olvidado la frase histórica por la que sería recordado toda la vida:

-Anselmo cambio ggggg –dijo el control de la misión
-Que pasa ggggggg
-Qué se te ha olvidado la frase histórica.ggggg
El Anselmo contesto en su tono legionario – Que coño voy a decir, es la hora del almuerzo según el convenio estelar y me lo voy a tomar ahora. ggggg
-¿Ahora?- dicen desde Cabo Parla.ggggg
-Si ahora- contesta el animal este. Ggggg
-Está bien Anselmo pero luego vuelve a realizar la toma otra vez- ggggg

En ese momento suena como en off la voz de Antonio:

-Cabo Parla, tenemos un problema- ggggg
-Que demonios pasa- ggggg
-Se nos ha olvidao el abrebotellas para los botellines- ggggg
-No hacía falta melón, te arrimas a una encimera, pero lejos del ordenador, pones la chapa en un borde, y la golpeas y ya está, como has hecho toda la vida de Dios en el tajo- ggg

-Pues es verdad- ggggg


PARTE 8

Pasó la media hora del almuerzo y volvieron a repetir la toma que sería la que se distribuiría a todas las televisiones del mundo.
En ella se ve a Anselmo bajar, por segunda vez, las escaleras de madera cedidas por Telefónica. Su compañero Antonio le filma desde abajo si perder puntada con un tomavistas de los de antes. Anselmo para y se dispone a decir la frase histórica que en estos casos se dice, pero un eructo incontrolado de chorizo de Castuera (Badajoz) bien hecho y un poco bravo por el picante impidió seguir grabando porque se le empaño todo el visor y no fue capaz de juntar dos palabras porque ese recuerdo gaseoso le vino a la mente a la hora de volver a saborearlo  y el bruto de Anselmo hizo que perdiera el hilo de la frase. Cooorten se oye desde el fondo a Antonio creyéndose Antonio Mercero. Desde el control de tierra se oye por la comunicación interna al director de la misión en tierra: “¿pero no los había más tontos?” Perdone jefe, tontos si, pero estos eran los más listos.
Repetimos la frase y ya por fin Anselmo la dice no sin alguna aportación suya: “UN PEQUEÑO PASO PARA EN HOMBRE PERO UN GRAN PASO PARA LA HUMANIDAD, VIVA EL ATLETI” La madre que lo parió, se oye desde tierra. Déjenlo así que como repitamos el asunto este es capaz de cualquier cosa.

Ya pasado el primer trago se disponen a realizar trabajo que uno hace en la Luna, es decir nada, bueno sí, a sacar los botellines dos hamacas un una sombrilla, ¿una sombrilla? si, una sombrilla, los muy imbéciles pensaban que allí pegaba tanto o más el Sol que en Jaén en julio, como están más cerca. A parte de sus cosas para el ocio sacaron cosas envueltas en papel de aluminio pero que en realidad eran cajas vacías como para dar el pego. Eso se vendió al público en general como instrumentos científicos a lo que yo digo, que instrumentos científicos ni que niño muerto, en España lo mas científico que teníamos es a Manuel Fraga en bañador remojando su reales en Palomares. 


PARTE 9

Después de unas horas de auténtico ocio Anselmo miró el reloj y dijo: “niño vete recogiendo que lo mismo tenemos atasco” Dicho y hecho, Antonio recogió todos los bártulos y camino pa casa.
A José le pillaron durmiendo la siesta cuando subieron a la capsula  y hubo que zarandearle varias veces porque estaba en una fase de estas raras del sueño, si en esa fase que uno babea y que da asco y más en gravedad cero ya que las babas pululaban por el ambiente y podría haber ocasionado un cortocircuito en las luces de posición de la nave o en la linterna/cono como las que tiene la Guardia Civil.

En viaje de vuelta es un calco de la ida, es decir, cintas del Fari y  Anselmo dando la chapa con su Atleti. El amerizaje si hizo en el pantano de San Juan cerca de Madrid porque si lo hubieran hecho en el mar todavía estarían dando vueltas al no disponer de una embarcación a no ser de El Lago de la Casa de Campo, pero no tenía nada de calado y en la primera ola hubiese dando la vuelta. En el pantano fue más fácil porque solo había que esperar que la corriente les llevara al muro y con un gancho tirar de ellos hasta el borde. 


PARTE 10

El recibimiento fue apoteósico. Franco con su voz aflautada de caudillo de Chueca, les dirigió unas bellas palabras:
“Españoles tres, no sabéis lo que habéis hecho para la madre patria. Esto será recordado como las gestas del Cid Campeador, los Reyes Católicos y  Hernán Cortés, aunque todavía me cuesta saber qué utilidad tenía esto para nosotros. Quiero agradeceros como caudillo vuestro que soy, que admiro vuestra valentía no menos importante que la guardia mora que me protege y no esos rojos cobardes que corrían como ratas en el frente del Guadarrama. Por eso hoy quiero condecorar con la gran cruz de chorizo ibérico (denominación de origen) para que nos se os olvide nunca la pasta que nos hemos gastado y que he tenido que retraer de los pantanos, tan necesarios por esta pertinaz sequía por culpa de la Pasionaría y sus plegarias marxistas. Id con Dios”

A continuación paseo triunfal por la Avenida del Generalísimo, hoy paseo de la Castellana, a bordo de un flamante vehículo descapotable de la guardia mora, donde el público alocado y borracho de felicidad, les tiraban desde bragas, cubos de agua (porque lo había visto en el Tour de Francia) unos cochinillos de la Mancha. Las más osadas pedían a gritos “queremos muchos hijos vuestros” pero fueron reducidas inmediatamente por la seguridad del estado por inmorales. Esto era nuevo para el pueblo español tan acostumbrado a las buenas faenas de la lidia.  Qué bonito todo.

¿Se imaginan si esto hubiera sido realidad? Yo sí.


                            THE END




domingo, 20 de marzo de 2016

DEUTSCHE BANK

PARTE 1, 2, 3, 4, 5 y 6





PARTE 1

“Deutsche Bank es mi banco, y cada vez el de más europeos” gracias al desembarco de Merkel en todas nuestras vidas mediante su nueva invasión de los barbaros. Se preguntará muchos de ustedes que hace un tío como yo en un banco del nuevo imperio romano  europeo como este, y es sencillo de explicar: estoy aquí porque por lo menos no veo a sus dueños salir por la tv y decir la cantidad de tonterías que dicen los amos de los bancos españoles.
Yo jamás he tenido contacto con este tipo de entidades financieras la verdad. Pase de la cueva de Ali Babá conocida como Bankia a este sitio porque pensé: “que vayan a robar a su puta casa” aunque soy consciente que aquí también lo hacen pero por lo menos no me entero y ojos que no ven corazón que no siente.
Mi primera impresión al llegar a la oficina de esta entidad bancaria fue positiva porque uno se encuentra primero sin una cola interminable y segundo un personal elegido para la ocasión, es decir, todos con un estilo en común a lo que luego me referiré más a delante. En el diseño puesto en escena por los creativos de estas cosas domina el “blanco pureza” (lo de pureza lo he puesto yo porque que creo que significa eso) en el que discretamente aparece el azul de la marca por varios lugares del espacio. Aquí todo tiene un sentido en la utilización de los elementos que compone toda la “composición” artística desde un bolígrafo, hasta los sillones de espera si alguna vez alguien tiene que esperar algo.

PARTE 2

Bueno me dirigí a uno de los trabajadores también de blanco inmaculado (es curioso la armonía de todo en estas oficinas porque ellos iban con camisa blanca, pantalones oscuros sin corbata, y ellas también con camisa blanca y falda o pantalón también oscura. Esto no sé si se debe a la casualidad o es que hay una directiva empresarial para que así sea rompiendo con ello la creatividad de los trabajadores o como la mala intención de evitar en lo posible el apareamiento de sus empleados creando una nueva raza enfermiza de “seres humanos de sucursal bancaria”, hay que salir y cruzarse, pensarán lo que piensan estas cosas. A parte de todo ello he de decir que todos los empleados y empleadas son muy parecidos; ellos cachas, no muy altos, es decir menudos para moverse con agilidad por las mesas de trabajo y con camisa blanca muy ajustada donde se resaltan grandes pectorales aderezados con unos bíceps a modo de mandarina owari que si uno ellos tiene moto le pueden servir de intermitentes a la hora de cambia de dirección solos con moverlos. Esto tiene su sentido porque me imagino yo a una mujer que vaya a confiar su dinero a esa entidad, aunque son más listas que nosotros los cabestros,  al ver semejante adonis le hará pensar que su dinero efectivamente estará en buenas manos de gimnasta que tiene el pollo este. Ellas son otra cosa distinta desde mi punto de vista de un  macho observador que soy. Ellas son más altas que ellos, muy estilizadas de largas piernas, morenas y con unos ojos azules que nos hacen soñar con viajes infinitos en velero por el océano Pacífico. Tengo que decirles que son muy guapas, diría más, son como mises, que digo como mises, son musas que a cualquier hombre con un riego cerebral normal le provocaría escribir odas, piezas de arpa o en su defecto, poesía enclavada en el mismo espacio temporal que los románticos. Antes que se me olvide, el director de la sucursal es el más feo de ellos porque lo tienen encerrado y no sale para nada)


PARTE 3

-Hola- me dijo el trabajador de forma educada y un poco servil.
- Hola, le dije yo de forma educada pero con mis uñas retractiles estiradas por la agresión que me supone lo de ir a un banco aunque esto sea mejor que hacerse una vasectomía.
-¿Que desea?
-Pues que voy a desear información para meter mis capitales a buen recaudo.
-¿Y que tenía pensado?
-Pues mire cuarto y mitad de pollo y póngame un poco de oreja para hacerla a la plancha. ¿Qué voy a desear de un banco? meter mi dinero- le dije con un tono un poco descortés. –Perdona ¿me podría atender una de tus compañeras?- Dije yo a ver si un bellezón de estos se sentaba allí conmigo y me quitaba tanta hostilidad a la cuestión bancaria.
-No ellas están para otra cosa.
-Ya, la quieres toda para ti ansioso, pensé yo.
-¿Qué productos tenéis?
-Pues mire la por un lado la cuenta nómina en el que las tarjetas son de regalo y por otros unos productos con un riesgo conservador donde la rentabilidad es suficiente.
-¿Conservador?- le dije. –No tenemos bastante con el PP que encima tú me quieres meter un producto para financiar al PP.
-Se equivoca señor, es conservador por el riesgo a perder el capital invertido.
-Ah, perdona, pensaba que esto tenía truco. Pues sinceramente yo que con me guardéis el dinero, no me pidáis y no me lo robéis tengo bastante. Soy muy austero y no necesito más ya que soy de las personas que si tengo dinero es por mi esfuerzo en el trabajo y no por pura especulación.- Le solté el discurso marxista que ya tenía preparado de antemano desde mi casa porque sabía perfectamente que esto se iba a dar.
-Perfecto, entonces cuenta nómina y con esto usted, como veo, está satisfecho.
-Sí, pero quiero meter el sobrante en otro sitio similar a este, pero para no moverlo o moverlo solo en caso de necesidad.
-Bien pues una cuenta de altas rentabilidades de riesgo poco conservador.
-Espere, espere, espere. ¿Otra vez me va a dar la chapa con los conservadores?
-Bien no se la daré y su dinero irá a una cuenta corriente normal.
-Eso.
-Para terminar la última pregunta ¿Usted se masturba?

No me creo que la historia se repita tal cual que en la mili. (Esto es una pequeña broma mía para arrancarles una sonrisa, ese es el único valor literario de esta cuestión).


PARTE 4


Una vez dentro me fijé que nada más entrar a la izquierda había un letrero que pone EPI´s  que en el argot de la salud laboral significa EQUIPO DE PROTECCIÓN INDIVIDUAL, y debajo con letra más menuda “úsese en caso de ser atendido por un trabajador”. Allí colgados había unos cascos color azul corporativo y varias pantallas de protección facial no entendiendo muy bien para que hacían falta semejantes cacharros. Después de fijarme un rato y después de analizar varios factores incluidos algún que otro riesgo averigüé el entuerto. Resulta que los trabajadores al estar todos cachas y llevar dos tallas menos de camisa, los botones  y los ojales donde estos se introducen soportan una tensión que seguramente habrá alguna fórmula física para averiguar la potencia si se desata el caos y esos botones salen despedidos, y claro un botón de un tío de estos que te dé en la cara o en un ojo supone que tengas que pasar por quirófano para sustraerte el proyectil o para que te vacíen un ojo. Créanme que me fije en la cadencia de su respiración, en la tensión de sus bíceps y tríceps y reflexione que unos milímetros más de aire en sus pulmones o unos segundos más de ejercicios con mancuernas en el gimnasio y el cliente puede llegar a perder la vida. 



PARTE 5

En esta espera sin espera vi grandes diferencias con respecto a la forma de actuar de los clientes que como cuentagotas se acercaban al mostrador de “sacar el dinero”. Si eres mujer atendida por un trabajador la cosa es sencilla y clara porque ellas no son como nosotros afortunadamente para la humanidad:

-Buenos días. ¿Qué desea? El trabajador le dedica su mejor sonrisa sabiendo que esta le puede desarmar, desconociendo  que ella piensa que este es tonto perdido.
-Buenos días pues quiero sacar 500 euros de mi cuenta corriente no conservadora.
Es decir, ella va al grano, nada de flirteos o tonterías ya que si ellas quieren cazar salen de caza, y cazan, no como nosotros que ponemos cepos a ver que cae.

Pero si la cosa fuera al revés, es decir, ser atendido por una trabajadora de esas que he descrito, la cosa puede desarrollarse de la siguiente manera:

-Buenos días.- Unos buenos días aprendidos en la academia del DEUTSCHE BANK, con su sonrisa como para sacarte un contrato de un fondo de inversión no conservador.


Y aquí está el problema de ser hombres. En ese justo momento suena dentro de ti la llamada de la selva, el aporrearte con tus puños tus pectorales sin un ritmo concreto y emitiendo algún sonido heredado de nuestros ancestros los homínidos parecido al de Chubaca el de la Guerra de las Galaxias mientras se dispara la necesidad de copular con todas las hembras del lugar con un desenfreno pecaminoso pero que no es otra cosa que la obligatoriedad de mantener la especie porque estas cosas las llevamos en la sangre. Y si después de haber copulado con todas, te quedan fuerzas, porque ya no eres dueño de tus actos y ya están en un sin Dios incontrolable, te apareas hasta con los cachas de los trabajadores, haciéndoles saltar toda la botonera de sus camisas ceñidas como si fueran copos de nieve. 

PARTE 6

Después del sofoco de la maldita herencia genética con un hilillo de voz de tanto esfuerzo mental le dice:
-Quiero sacar 500 euros y me das una tila para tranquiizarlarme porque tengo una temperatura corpórea que se funde hasta el hierro y si me metes dos rebanadas de pan entre las lorzas con queso, te hay un sándwich misto y con queso fundido y al dente.  
Si esta entidad bancaria con todos sus diseños milimetrados todos sus profesionales en perfecto estado de revista, sirviera copas hasta las cuatro de la mañana se forrarían ya que aparte de darte un patatus por lo que hay dispones de un cajero para sacar pasta y más pasta para una noche inolvidable, arruinado pero inolvidable.


                                    THE END


miércoles, 9 de marzo de 2016

EL INGLES, ESA MISIÓN IMPOSIBLE


PARTE 1 , 2 y 3



16.03.2016



@corbusier2

PARTE 1

Hoy les cuento mi iniciación al mundo de la lengua inglesa, lengua por otra parte muy difícil para mí por las razones que a continuación les voy a exponer.
Yo era un estudiante de la escuela franquista, de la que daba collejas para aprender, y donde el nacional-catolicismo hacía estragos precisamente en aquellos “iniciados”  también en el mundo de la religión ya que al final terminábamos aborreciendo el asunto espiritual. El segundo idioma oficial del “imperio hacia Dios” era el francés, difícil de entender después de que los franceses se hincharan al volcar nuestras frutas y hortalizas criadas con esmero en nuestras productivas huertas de España. Las cuestión de los “vuelca frutas” era algo que nos enervaba como ciudadanos españoles hasta tal punto interiorizamos el asunto que cuando jugábamos a las guerras nos dividíamos entre franceses y españoles repartiendo tortas a diestro y siniestro para defender a nuestros compatriotas. Para prevenir más destrozos que las heridas habituales, mis gafas (porque yo nací con ellas puestas) las dejaba en una piedra cercana mientras me desgañitaba en defensa de nuestra incipiente hombría. ¡Franco me podría haber condecorado, me lo merecía! pensaba más de una vez.
Es decir, desde muy joven ya recibíamos el francés como segunda lengua por profesores nativos, nativos de Carabanchel quiero decir, que tenían menos idea que nosotros y cuya pronunciación era una mezcla de borracho, con acento de Albacete edulcorado con palabras de la zona donde el maestro se había criado. Con esto también les coloco en el contexto que del francés solo entendía algunas palabras como e yecu, e yedi, e yepar (la pronunciación es original, lo que en español viene a decir lo siguiente: yo escucho, yo digo, yo hablo, o algo así).
Al cambiar al instituto para iniciar el primer curso de 1º de BUP (Bachillerato Unificado Polivalente) el francés había desaparecido de los planes de estudios del centro que elegí, por lo tanto era ingles si o si, no había otra posibilidad. Es verdad que contamos con el cariño y el calor de mi querida profesora Concha que hizo lo imposible o todo lo que estuvo en su mano para que aprendiéramos perfectamente el idioma, si hubiera sido una profesora normal porque no lo era, pasándose por el forro si sabíamos o no sabíamos. Ella vivía en su mundo, en el mundo de la psicodelia, la modernidad, y una decadente actitud ante la vida. Daba la sensación que se quedó pillada en 1968 cuando el movimiento hippy estaba en todo su auge y donde los colocones de maría hacían flipar a esta panda de iluminados.  

La descripción de la teacher no la deja muy bien parada porque la verdad no era muy agradable de mirar. Era rara miraras por donde la miraras, de unos 50 años, pelo entre rojo y naranja depende de donde los rayos del sol incidieran, totalmente encrespado (si ese pelo le hubiera tocado una mascarilla todo el cuero cabelludo le hubiera hecho la ola), gafas gordas y como no ropa estrafalaria, como holgada, de ricos colores, es decir, como todas las profesoras de inglés que me encontré en mi vida académica. Llegue a la conclusión que al igual que en las familias tradicionales el primogénito era o cura o militar (si estos eran feos terminaban unos de un monasterio de monjes cartujos para que no salieran y los otro en infantería en la provincia del Sahara español donde su fealdad se mimetizaba entre los camellos y no se notaba tanto), las hijas poco agraciadas o se hacían monjas o profesoras de inglés y mucho padre machista prefería que su hija saliera de España por la imposibilidad de poder casarla con algún mozo. Me llamaba poderosamente la atención sus dientes; los incisivos centrales que los tenía en forma de cuña digo yo que formados por la cantidad de sonidos fricativos que tiene este idioma. Si sus dientes incisivos hubieran tenido unos agujeritos seguramente podría haber interpretado viejas canciones irlandesas haciendo las clases mucho más amenas con ese maravilloso sonido aflautado que destaca en este tipo de música.  

PARTE 2

Mi primer contacto con el idioma más allá de la música fue este:

-Hola soy Concha vuestra profesora de inglés.
Todos – hola Concha- (yo pasaba de las chorradas estas de meapilas)
-¿Cuántos venís de francés? Levantad la mano.
De 40, 4 veníamos de francés.
-Pues nada empezamos.
O sea de puta madre, empezamos a aprender inglés hablando en inglés sin saber absolutamente nada, y para más mala suerte la primera pregunta en este idioma del demonio me la dirige a mí:

-What is your name?
En ese momento se me desorbitaron los ojos al no saber que decir y eso que tenía gran experiencia en situaciones de riesgo a preguntas de mi madre.
Un compañero mío, muy majo él, me lo soplo. Era de buena familia, se le notaba (su pelo rubio y ensortijado le hacía tener esa pintilla), pero la frase que me dijo y la que pronuncie como pude fue: yo soy un pez. El descojone generalizado del resto de mis maravillosos compañeros hizo que Carmen me cogiera ojeriza durante todo el curso (como el de mates, lengua, educación física, religión y tanto otros que ya ni recuerdo, por otras razones distintas a la de inglés) y no dejaba de preguntarme en todas las clases  y yo de contestarla barbaridades como la de antes porque seguía sin saber.

Harto ya de esta situación me levante y le puse las peras al cuarto.

-¿Sí John?
Empezamos mal el asunto. Yo armado de valor la conteste en su campo.
-Shell (el traductor de google dice que  Concha es Shell), perdóname que interrumpa tu clase magistral en el idioma de Shakespare, pero le tengo que explicar que mis problemas con el inglés no vienen de mis cortas capacidades (que sí las tenía y me las detectaron en el parvulario, pero no me las trataron), mis problemas con el inglés vienen dadas por cuestiones fisiológicas.
- A ver, que demonios intentas decirnos para reírnos todos-dice ella metiéndome una puyita para que la humillación fuera mayor.  
- Le explico: el primer problema que se me acarrea es de la zona de la laringe, cuerdas vocales, y garganta la cuales, y se lo digo sinceramente, no están diseñadas, digo las mías eh, para este idioma. Su ergonomía para estos sonidos es totalmente deficiente, donde tengo que decir F digo C y donde tengo que decir C digo S, un lio como puede ver. El segundo y no menos grave que el anterior es de mis cuencas auditivas y mi oído interno. Mi pabellón auditivo es demasiado grande para este idioma tan sutil y por lo tanto “evolucionado” para frases, palabras o sonido como; chacho ande vas, peaso burro eso no se hace así, producido por los métodos utilizados por la EGB y sus maneras de motivar al alumnado. A parte que las ondas producidas por su aparato fonador mi estribo, yunque, martillo y tímpano las reconoce como extrañas rechazándolas de plano como algo ajeno a mi propio cuerpo. Y mi trompa de Falopio (¿era esta o la otra? Suspendí también ciencias naturales) no es lo suficientemente ancha para que el rebote producido por las ondas emitidas por usted (ahora cambien el tu por el usted para darle mayor seriedad a mi disertación) no rebotan convenientemente por la paredes de la misma. Y para terminar el por qué de mi resistencia a aprender el inglés en esta disertación científica que les estoy haciendo tengo que decirle que mi cerebro, o la zona que se encarga de los idiomas y el aprendizaje, está en desuso, totalmente perezosa, para realizar cualquier cosa que tenga que ver con la asimilación. Es una atrofia no tratada y lo poco que sé, como comer, mover las piernas o sacarme los mocos es producto de la especie de la que partimos, es decir, la de los primates.
Ella con los ojos como platos me dice: -no me puedo creer la cantidad de tonterías que nos has dicho. ¿Tú te crees que yo soy tonta?
Joder encima que le soy sincero me cae la del pulpo (pienso yo) –No querida profesora (yo ya haciendo un poco la pelota) he sido totalmente sincero y si yo soy tonto es porque nací, crecí y moriré tonto, yo no tengo la culpa, nadie elige estas cosas porque si yo hubiera podido hacerlo no sería profesor de inglés por ejemplo, sería José Luis Rodríguez “El Puma” con esa melena leonada que causaba furor entre las féminas.
El descojonamiento de la clase fue tan brutal que saltaron hasta las alarmas antiincendios.

-Coge tus suitcase´s (bártulos) y vete inmediatamente al jefe de estudios diciéndole que luego iré yo a verle.

PARTE 3


La hemos jodio, encima voy a salir hasta en el periódico de instituto. Me imagino lo manipulada y sensacionalista que aparecería la noticia en portada del mismo:

“EN ESTE CENTRO SE ENCUENTRA EL ESLABÓN PERIDIDO ENTRE EL HOMBRE Y EL MONO. Un estudiante de primero de BUP de nuestro centro dice que es “un ser humano sin evolucionar” y por eso tiene pocas o nulas capacidades de aprendizaje y las que tienen se limitan a sacarse los mocos, arrastrar los nudillos al andar o despiojar a sus compañeros. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas ya ha mandado a expertos para que diseccione al orangután con forma humana, lo estudien y sea expuesto disecado en el Museo Nacional de Ciencias Naturales.”


Ya tengo por lo menos un futuro labrado. Que contenta se va a poner mamá, pensaba para mis adentro.
En jefatura de estudios por lo habitual en estos casos, bronca, ira, desprecio, preguntas sin respuesta, amenazas. Si hubiera tenido una pastilla de cianuro como James Bond no hubiera dudado en utilizarla para evitar esta presión de la que no estaba entrenado. Lo que más me dolió es la amenaza de decírselo a  mis padres porque de los dos mi madre era la que resolvía estas cosas era ella de manera fulminante; una guantá de medio lado con la mano de la sortija de casada era  suficiente para saber que había metido la pata hasta el fondo, como siempre.
Para que entiendan todo esto que les he contado les voy transcribir como canto yo esta conocida canción de Bob Marley; “a vona loviu a boni se a nese ni mai, y si sin deber, a un cha a no u se, bisis lo bisis lo bisis lo cantanfive, bisis lo bisis lo bisis lo cantanfive o o o o oooo, o iensa lo iesan lo iesanlo na, a a a aaa…” (es una de sus estrofas)

Les dejo el video de la misma:




Afortunadamente los tiempos cambian y las profesoras de ingles son como cualquiera. Ya pasó aquella época en que ellas destacaban entre en resto del claustro de profesores porque se convertían en un faro de todas las miradas en esos destellos multicolor de sus ropajes.

Bienvenidas al mundo.

                                  THE END




miércoles, 17 de febrero de 2016

AVENTURAS DE UN BRAVO SOLDADO ESPAÑOL (parte 1, 2, 3, 4, 5 y 6)

6 DE MARZO DE 2016




@lecorbusier2




PARTE 1

Así era yo con 19 añitos, un lechoncente a punto de caer en las garras de bravos y rudos guerreros vikingos dispuestos a comer carne cruda. Luego después de mi etapa militar vinieron aquellos años de sexo, torreznos y rock and roll (o las de sexo mentiras y cintas de vídeo que ya no me acuerdo)  que me convirtieron en lo que soy hoy con mis taras y todo eso. Quiero aclararles que lo del sexo no es que fuera con nadie, es decir, era más autoabastecimiento que compartido y a esa edad se entiende perfectamente lo de la evolución del mono aunque yo creo que nos parecemos mas a los mandriles por la imagen que tengo de ellos en el Zoo de Madrid. El torrezno es lo que nos ponía más por el tema de la escasez de casi todo y porque participar en matanzas de cerdos te hacia ser como un memo con bigote de pelusilla en un guateque de los de antes, donde las solteras se sentaban todas juntas, cuando digo solteras digo casaderas de más de 30 años, (los solteros eran todos unos borrachuzos y puteros) y por esa zona no podías caer porque te desguazaban literalmente,  las guapas y de nuestra edad, se las llevaba el maldito Paco que era un snob pueblerino maestro en ordeñar la vacas de su padre.
-Paco, Paco, Paco- le decía yo cariñosamente. –Dime por favor como haces semejantes requiebros verbales para que tanta zagala caiga rendida a tus pies-
El me decía –mira, el manejo de la ubre te da una cierta sensibilidad con cualquier tema femenino. Esa cadencia en las manos parecidas a la de un pianista, esa suavidad, esa forma de expresarme cuando las ordeño “vaaaamossss secreeeetaria tiraaaaa pa´lannnte” eso te da cierto toque especial.

-vamos a ver Paco. Toda la vida has sido un bocachancla y si las madrileñas van contigo es porque eres como tener un cromo en un álbum de jugadores de fútbol. Déjate de poesías y de vacas porque al final estas como los monos. –No lo podía aguantar había que bajarles a este de su pedestal al tonto del Paco.


PARTE 2

Bueno sigo con el tema castrense. Para aquellas personas que no han hecho el servicio militar es decir, que no sean hombres ya que por lo menos yo tengo un documento oficial que así acredita mi hombría viril, hay que situarse en este contexto psicológico (mi amiga Camino sabrá de esto) de; uno como yo; empanao, civil, indomable vago o mejor, perro perraco (mi santa madre me ponía ya la leche en un cuenco y yo desde el suelo la daba lengüetazos ahora entiendo lo de la vacuna del moquillo que el médico recomendó a mis padres para que me la pusieran) ya que no soportaba que la fuerza de la gravedad tirara de mi constantemente y requiriera un esfuerzo considerable para moverme algo, pasar al modo militar era algo tremendamente difícil y por eso desde que uno pone el pie en un cuartel le borran la memoria y la pereza a hostias.

Lo primero que te hacía era quitarte el nombre, Ya no era Juan ahora mi nombre era Ávila-7 la matrícula que te daban cuando uno entraba en quintas, pasando de ser una apersona con DNI a algo parecido a un SEAT 850 recién salido del concesionario, lo digo por la matricula. Seguidamente y esto es algo que hay que investigar, son las vacunas. Algo nos inoculaban allí que te pasaba de ser un anodino con respecto a la patria y a sus enemigos a ser una perfecta máquina de matar y ejecutar enemigos sin rechistar y sin tan siquiera una mueca de compasión. Ese era yo a pesar que quería pertenecer al ejército del aire por razones obvias que están en la imagen que encabeza esta “narrativa situacional”. Pienso que hubiera salido más barato puesto que yo no necesitaba avión, con tirarme de un risco y dejarme caer para que planeara era suficiente para alcanzar los objetivos militares marcados por el estado mayor de la defensa a la hora exacta, es decir, a la hora zulú. Lo malo era la vuelta que la tenía que hacer andando hasta el mismo risco. Si esto se planeara encima en Baqueira-Beret por el coste de un forfait yo hubiera tenido más aprovechamiento bélico. 


PARTE 3

Pero no, me toco en tierra. Pero volvamos al tema de las vacunas. Aquí pasaba algo. Aquí era el punto exacto donde uno perdía su condición de civil en las condiciones arriba por mi descritas, en otra cosa diferente. Y allí estaba con mis 200 compañeros de la 22 compañía de Araca (Vitoria) dispuestos a dejarnos pinchar como cinco veces por la patria. Lo primero que llegaba era la ficha médica a cago de un brigada-ATS de aspecto rudo, con cara cuadrada, pelo cuadrado, barriga oronda, de unos 40 años y con un mostacho que si este cae en el ártico acaba con el krill que comen los cetáceos. Este filtraba el océano enterito el hijoputa (perdón).
Ya me toca. Nervios de recluta se apoderan de mí y me pregunto ¿lo haré bien? No lo sé.

-     Nombre soldado – así de primeras con voz militar.
-     Juan Castillo Nevado para servirle a usted a la patria, a Dios y a don Santiago Bernabeu si hace falta – yo para ser más servicial, más atrevido y que este marsupial no me cogiera ojeriza.
-     No soldado que ya no se llama así. Esta usted casado con la patria. Dígame su nombre militar puñetas.
-     Será capullo en tío este, pensaba yo ya me está tocando las gónadas. – Ávila 7-
-     Edad-
-     Pues cuánto va a ser 19 años – yo ya estaba cargándome y dije para mis adentro, aquí va a haber debate.
-     Estado –
-     Militar, he dejado ser civil para ser mi militar ¿no mi brigada?
-     ¿Qué si usted está casado?
-     Vale, no-
-     ¿fuma?
-     Si.
-     ¿Cuánto?
-     Dos paquetes pero quiero llegar a tres y luego a fumarle la tabacalera entera, tengo mucho vicio mi brigada –
-     ¿Dos? Eso es mucho, ¿sabe usted que el tabaco es malo?
-     Claro, y el alcohol y usted viene de “sol y sombras” cocido. Vamos que tiene una chuza encima considerable- Yo estaba desafiante jugándome el todo por el todo porque quería que pensara que yo no era tan poco evolucionado como el resto de mis camaradas. Ni rechisto sobre el tema del alcohol aunque le comentara así de pasada que si a la “entrevista” hubiera ido con cortes por todo el cuerpo con su aliento me hubiera desinfestado todas las heridas.
-     Enfermedades-
-     Miopía, astigmatismo, hipermetropía, vamos que no veo una mierda y no sé qué utilidad bélica puedo tener en tierra.
-     Vamos a ver muchacho. En el ejército no todo consiste en dar tiros. A veces hay soldados inútiles como puede ser su caso pero que valen para algo. A muchos de ustedes se les coloca en primera línea de combate con un fusil de madera y como serán los primeros en caer servirán  de parapeto para los que si valen. Además para los anales de cualquier regimiento que mueran todos sus componentes menos la oficialidad es algo que da prestigio.
-     ¿Me está diciendo usted que es bueno que muramos todos para mayor gloria de la historia del regimiento?
-     Si.
-     Madre mía que ganao – pensaba yo
-     Última pregunta. ¿Usted se masturba?
-     ¿A qué viene ese ataque a mi intimidad?
-     En el manual de los ejércitos me obliga a hacerla para saber el grado de hombría con los que contamos para el combate.
-     Está bien, sí-
-     ¿Cuántas veces? –
-     Entre diez y quince todos los días. Lo normal. Pero lo controlo porque no quiero que se me caiga el pelo. Puedo perder la vista como es obvio pero el pelo es todo lo que soy.
-     En el manual de los ejércitos pone que solo se permiten dos veces así qué contrólese.
-     Pero dígame entonces que voy a hacer yo, ¿Restregarme con por las esquinas? ¿Maullar?

-     Se terminaron las preguntas. Pasa a la aquella fila y quítese la camiseta para proceder a la vacunación.

PARTE 4


   Allí me dirigí, con el torso al aire a la fila con todos mis compañeros y en la calle. Eran últimos de septiembre y en Vitoria ya se notaba el frio, por esta razón teníamos todos los pezones como timbres de un castillo. (Desconozco porque en el ejército teníamos que estar todos los días en fila y sin camiseta, es decir, con el torso desnudo, ni que fuéramos argentinos. La primera vez que me pasó fue con el corte de pelo donde yo esperaba una peluquería como la que vi unos días antes en un publirreportaje en la primera cadena de la TVE sobre lo que había avanzado el tema militar y sus condiciones. Recuerdo a mi padre refunfuñar diciendo que eso no era mili ni era nada, que en el Sahara si paso las de Caín, hizo la mili en el 54. Yo pensaba, menos mal. Y una mierda peluquería, en el baño pestilente. El de adelante me lo cortaba a mí y yo al de atrás como el que esquila ovejas aunque yo no llegue porque el burro de Cuenca 18 me corto un grano o un lunar de mi cabeza y me llevaron a la enfermería a parar la hemorragia, bueno decir enfermería es decir mucho porque aquellos eran veterinarios ya que compartíamos cosas con otros regimientos y a mi compañía le toco uno de caballería. Es lo que se conoce en el mundo capitalista como sinergias, es decir, donde había 30 trabajando ahora hay 7 pero con un trabajo del demonio. Total me dieron un apósito para que me tapara la hemorragia y el invento del siglo; la famosa pastilla antigripal que lo mismo valía para un constipado que para una depresión que para una rotura de tibia y peroné que para unas cataratas. Si algo me gusta del ejército es precisamente esto, su manera de ver la utilidad de las cosas y que estas valgan para todo. Yo creo que si la antigripal la introduces en un depósito de gasolina le da más octanaje y haces más kilómetros. Creo que REPSOL en su combustible 10E+ ya la utiliza)

PARTE 5

Si antes parecía un SEAT 850 a la salida del concesionario ahora era un 1430 en la cadena de montaje ya que allí estábamos todos esperando, brazos en jarra y caminando muy despacito. Antes del pistoletazo (eran pistolas sin aguja, con un chorro a presión, a modo de las que utilizan los pintores para el gotelé) había un soldado a cada lado con una especie de guisopo ennegrecido de tanto roce con la piel en el que había algo a modo de desinfectante. Algunos cuerpos de allí hacia días que no habían tocado nada de liquido a no ser cervezas, vinos y cubatas. Imagínense como estaban esa especie de brochas amorfas de mierda. Tuve la mala suerte que el suboficial que estaba a cargo de la maniobra táctica importantísima le apeteciera fumar y el muy majo enseñó al que iba delante de mí en la fila. Total cerré los ojos y me dispuse a afrontar con hombría el sacrificio. Tres en un brazo dos en el otro y ya. El pobre Cáceres 12 que no aguantaba tanta presión, salió corriendo hasta la alambrada final del cuartel donde se le encontraron pinchado en las púas como si fuera una morcilla de patata típica de nuestra tierra. Por esta acción tan poco valorada en el ejército ya que era un acto de cobardía sin igual, le arrestaron todo el tiempo que se tiró en el cuartel haciendo la instrucción. Le daba igual, no tenía novia y su única diversión era observar a los cerdos de los que aprendía ciertos sonidos.
De las vacunas quiero destacar dos de las cinco que son las importantes; una era para amar a la patria. Recuerdo que tenía mezcla de coca-cola con vino de la mancha (eso creo yo) y alguna otra cosa más que lo mismo eran aceitunas trituradas de Campo Real y con ella ganabas valentía y gallardía entre otras cosas positivas como no ver  donde estaba el peligro. Uno de sus efectos secundarios que recuerdo es el impulso permanente de canturrear canciones de la tuna de la facultad de farmacia, o de bailar pasodobles con los compañeros dando vivas a España. Hasta a Franco le veíamos como ese padre bueno que nos cuidaba. Madrid 114 incluso le dio por rezar el rosario, se lo sabía enterito y eso que venía de padre y madre atea.
De la segunda diré que era la conocido entre la tropa como la “antiasco” Esta te arreglaba todo el cuerpo, parecida a la antigripal pero inoculada. Ahora entiendo muchas cosas de esta importante vacuna después de ver el rancho. Ahora estabas preparado para comerte una rata muerta de hace un mes que no te entraba ni una mala gastroenteritis. Sin duda alguna era una vacuna preparada para el frente donde comer comer no se puede mucho y menos en el ejército español donde los oficiales pillaban cacho de todo ello. Un efecto secundario adverso era la excesivas flatulencias que estaban asociadas a la misma, pero en el ejército es lo de menos porque allí el que más y el que menos pierde todo respeto a la raza humana.

Si estas dos vacunas te las mezclaban sumando sus principios activos  te reducía  el estrés postraumático (el que sufren los soldados americanos en cuanto les despliegan fuera de su país y tienen que pegar tiros, que es casi siempre) antes que esta enfermedad se inventara o se descubriera. 

PARTE 6

Para ir terminando esta especie de memorias militares (les prometo seguir) era tal la influencia del contexto que hacía la vida castrense sobre nosotros que en el primer permiso que tuve llegue a mi casa vestido de romano que ni mi madre me reconocía:

-Hola mama ya he llegado_
-¿Quién eres tú?
-Quien voy a ser tu hijo el soldado.
-Juanito hijo, que cambiado te veo.
-No sé me ha salido más pelusa debajo de la nariz, puede ser eso.  Te pido por favor mamá que no me llames mas Juanito, a partir de ahora llámame John Rambo-
- ¿Jon qué? anda quítate el disfraz ese de mamarracho que llevas y date un baño porque apestas a cuadra y ya empieza a llenarse la casa de moscas. Sera posible el Juanito que tonto viene.

Creo si las mujeres hubiera hecho el servicio militar otro gallo hubiera cantado. Mucho soplagaitas que había de oficiales creyéndose Hernán Cortes hubieran visto que solo era un payaso jugando a la guerra con unos chavales que no sabían de la vida nada de nada, eso sí cuando llegabas te daban unas horas más de horneado que nos faltaban a todos nosotros o en su defecto una sesión de grill.
Las mujeres nos guste o no, siempre han tenido más narices que los hombres. Esto es así como la vida misma.


Continuaré, pero eso será más delante. 

THE END
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...